Suspenderán mañana aranceles entre Costa Rica, El Salvador y UE

Costa Rica, El Salvador y la Unión Europea (UE) suspenderán aranceles aplicados mutuamente a sus importaciones a partir de mañana, al entrar en vigor en esos dos países centroamericanos el pilar comercial del acuerdo de asociación entre esa región y la mancomunidad.

Las barreras comerciales con la UE ya han sido levantadas por Honduras, Nicaragua y Panamá el pasado 1 de agosto, y Guatemala se prepara para hacer lo mismo dentro de pronto.

Una vez que esté vigente en toda la región, se calcula que el acuerdo resultará en un crecimiento de 2.5 mil millones de euros por año para la economía de América Central gracias a la simplificación de reglas y la apertura de nuevos mercados.

"El pacto dará un gran impulso a la integración económica de Centroamérica. Cabe ahora a las compañías de ambas regiones sacar todas las ventajas de las muchas oportunidades que el acuerdo ofrece", señaló en un comunicado el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht.

El alto funcionario recordó que el capítulo comercial del acuerdo de asociación entre la UE y Centroamérica afecta a los sectores de servicios, contratación pública, propiedad intelectual y desarrollo sostenible, así como a criterios técnicos que pueden constituir barreras al comercio birregional.

"Ello impulsará el desarrollo de toda la región (centroamericana) y, a la vez, dará nuevas oportunidades de mercado para las compañías, exportadores e inversores europeos", confió.

La UE es el segundo mayor socio comercial de Costa Rica y de El Salvador, de quienes adquiere principalmente café, banana, piña y azúcar, pero también productos de punta como microchips e instrumentos ópticos y medicales.

Por su parte, la mancomunidad europea exporta a sus socios centroamericanos principalmente productos farmacéuticos, petróleo, vehículos y máquinas.

Bruselas ha destacado que el comercio entre la UE y Costa Rica "ha aumentado continuadamente en los últimos diez años", alcanzando un flujo de 8.7 mil millones de euros en 2012.

Ese mismo año, las inversiones directas europeas en el país centroamericano se elevaron a 400 millones de euros, concentradas principalmente en los sectores de telecomunicaciones, turismo, industria y transportes.