Condena el Papa justificación religiosa a la violencia

El Papa Francisco recibió hoy a los participantes en el encuentro "La valentía de la esperanza: religiones y culturas en diálogo", ante quienes condenó la justificación religiosa de la violencia.

"No podemos jamás resignarnos ante el dolor de pueblos enteros, rehenes de la guerra, de la miseria, de la explotación", dijo.

Agregó que tampoco "podemos dejar que el terrorismo aprisione el corazón de pocos violentos para sembrar dolor y muerte en tantos."

"En modo especial decimos con fuerza, todos, continuamente, que no puede haber alguna justificación religiosa a la violencia, en cualquier modo esta se manifieste", señaló en la reunión en el Palacio Apostólico del Vaticano.

Pidió cancelar toda forma de violencia motivada religiosamente y llamó a vigilar que el mundo no caiga presa de esa violencia contenida en cada proyecto de civilización que se basa en el no a Dios.

Aseguró que un líder religioso es siempre un hombre de paz, porque el mandamiento de la paz está inscrito en lo profundo de las tradiciones religiosas que representa.

Estableció que para lograr la paz se necesita un diálogo tenaz, paciente, fuerte, inteligente, para el cual nada está perdido. El diálogo puede vencer la guerra.

Porque -sostuvo- el diálogo hace vivir juntas personas de diferentes generaciones, que a menudo se ignoran, hace vivir juntos a ciudadanos de diversas proveniencias étnicas, de diversas conviccione.

Según el Papa el diálogo es el camino de la paz porque favorece el entendimiento, la armonía, la concordia y la paz.

Señaló que por eso es vital que crezca, que se alargue entre la gente de toda condición y convicción como una red de paz que protege el mundo y los más débiles.

"Cada uno de nosotros está llamado a ser artesano de la paz, uniendo y no dividiendo, extinguiendo el odio y no conservándolo, abriendo los caminos del diálogo y no alzando nuevos muros", apuntó.