Deja 24 muertos ataque contra mezquita chiíta al sur de Bagdad

Unas 24 personas murieron y 65 resultaron heridas hoy en un ataque suicida contra una mezquita chiíta al sur de Bagdad, mientras varias explosiones ocurrieron en la provincia autónoma de Kurdistán iraquí, causando seis muertos y 36 lesionados.

Un atacante suicida se inmoló durante una ceremonia de duelo en una mezquita chiíta en Al Mussaiyab, 50 kilómetros al sur de la capital iraquí, informaron fuentes policiales iraquíes, citadas por la agencia de noticias Aswat al-Iraq.

La explosión causó el derrumbe del techo de la mezquita, por lo que varios heridos se encuentran en estado grave y se teme que aumente la cifra de víctimas mortales.

La semana pasada se registraron tres ataques durante ese tipo de ceremonias en Irak, una de ellas en una mezquita chiíta de la localidad de Sadr, en el este de Bagdad, y otras dos contra templos sunitas en el norte y el sur de la capital.

Poco antes, seis personas murieron y otras 36 resultaron heridas durante una serie de explosiones en Erbil, capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí, que hasta ahora había permanecido a salvo de la violencia.

Cuatro carros bomba, entre ellos una ambulancia, explotaron cerca de la sede de los llamados Asayesh, los servicios de inteligencia kurdos iraquíes, seguidos por disparos, según fuentes de seguridad iraquíes.

De acuerdo con autoridades de sanidad de la ciudad, la mayoría de las víctimas son miembros de las fuerzas de seguridad kurdo-iraquíes, conocidos por el nombre de Asayesh.

El Gobierno Regional de Kurdistán (KRG, por sus siglas en inglés) señaló en un comunicado que uno de los vehículos fue atacado por Asayesh antes de explotar cerca del Ministerio del Interior.

Asimismo, el KRG aseguró que cinco suicidas murieron a manos de las fuerzas de seguridad antes de poder detonar la carga que llevaban adherida al cuerpo.

Nadie se ha responsabilizado de las explosiones, pero las autoridades iraquíes creen que el ataque forma parte del conflicto entre grupos armados kurdos y extremistas del Frente Al-Nusra, grupo vinculado a Al Qaeda.

Hasta ahora, el Kurdistán iraquí había permanecido a salvo de la violencia que asuela otras partes del país, ya que apenas se han registrado atentados en alguna de sus tres provincias.

Las explosiones de este domingo fueron las primeros que golpean a Erbil desde mayo de 2007, cuando un camión bomba estalló cerca de la misma sede de los Asayesh, matando a 14 personas e hiriendo a más de 80.