Mínimo riesgo de incumplir en siniestros por lluvias: aseguradoras

El sector asegurador cuenta con los recursos suficientes para enfrentar catástrofes derivadas de fenómenos naturales, como los que dejaron a su paso Manuel e Ingrid, por lo que el riesgo de incumplimiento es mínimo, aseguró Mapfre.

El director Ejecutivo de Automóviles y Riesgo Sencillo de Mapfre, Miguel Ángel Coello, explicó que el sector asegurador tiene la solvencia suficiente para enfrentar sus compromisos, y que las empresas tienen contratos de reaseguro de alta calidad.

"Estamos ante dos eventos separados ya de inicio, Ingrid y Manuel; el sector asegurador tiene una calificación crediticia que nos da la tranquilidad para responder y hasta ahora lo ha hecho, en todas las catástrofes que ha habido en el país; el sector asegurador ha podido responder por la calidad de las compañías y la calidad del reaseguro", dijo.

En entrevista con Notimex, destacó que en caso de que un nuevo fenómeno natural llegue al país y deje afectaciones, las aseguradoras mantendrán activas las coberturas de reaseguros, aun cuando este tipo de evento sí pueda impactar en sus precios a nivel internacional.

"No creo que el mercado ni el público en general tenga que preocuparse más que de estar asegurado; el sector es sólido, es muy solvente y no hay ningún riesgo de que las aseguradoras no cumplan con los contratos, es mínimo ese riesgo, es prácticamente nulo, no lo hemos visto en peores catástrofes", dijo.

Hasta la semana pasada, la aseguradora Mapfre, la cual puso medidas especiales para atender a sus clientes, registró más de 400 reclamaciones derivadas del paso del fenómeno Manuel, de los cuales alrededor de 300 correspondieron al rubro de automóviles con daños de inundación, mientras que el resto son casas-habitación y empresas.

"Estamos estimando que de estos siniestros son cerca de 60 millones de pesos lo que vamos a tener que indemnizar; la mitad en autos, los otros 30 millones de pesos en empresas, hogares y pequeñas y medianas empresas", mientras que Ingrid generó alrededor de 100 reclamaciones a la empresa.

En general, el sector asegurador prevé de manera preliminar que pagará entre 12 mil y 15 mil millones de pesos derivados de los daños que dejarán ambos fenómenos meteorológicos, con lo que sería la segunda o tercera catástrofe más costosa que pagaría el sector en el país.

El director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Recaredo Arias, destacó que el sector está listo para cumplir con sus compromisos e indemnizar todo lo que está previsto en sus contratos.

Destacó que, además de ser solventes, tener reservas y el capital suficientes, el reaseguro permite garantizar el cumplimiento de los compromisos, derivados de dichos eventos.

El directivo recortó que con la catástrofe de Wilma, el capital que se pagó directamente de las reservas de las aseguradoras fue el 3.5 por ciento de todas las indemnizaciones, mientras que las reaseguradoras pagaron el 96.5 por ciento de todas las pérdidas.

"Esto se hace así, porque en un evento catastrófico se dispersa la pérdida y se pulveriza entre todos los países. Entonces es un mecanismo para absorber pérdidas importantes", refirió.

Al cierre de junio, las reservas del sector asegurador ascendieron a 676 mil 089 millones de pesos, lo cual ayuda a hacer frente a cada caso reclamado.