Elie Wiesel, incansable activista a favor de la fraternidad humana

El escritor Elie Wiesel, Premio Nobel de la Paz 1986, es reconocido por promover una moral de vida basada en la valorización de la tolerancia entre los hombres, sin olvidar a las víctimas del Holocausto, a fin de evitar que una situación así vuelva a repetirse.

Wiesel, quien será distinguido este año con la Medalla Presidencial de Israel, al lado de otras seis figuras internacionales, nació el 30 de septiembre de 1928 y fue educado según las tradiciones judías para convertirse en rabino.

No obstante, fue capturado por los nazis e internado junto con sus familiares en el campo de concentración de Birkenau, el 16 de mayo de 1944, para luego ser trasladado a Auschwitz y Buchenwald, señala la biografía que difunde el portal "biografiasyvidas.com".

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial se estableció en París y estudió Filosofía y Literatura en la Universidad de la Sorbona. Más tarde, trabajó como periodista y corresponsal en Francia, Israel y Estados Unidos, país en el que decidió radicar y obtuvo su nacionalidad.

Único sobreviviente de su familia, vio morir a su padre poco antes de la liberación. "El día en que murió fue uno de los más negros de mi vida", dijo Wiesel en 2009 durante una visita a Buchenwald, según consigna el portal "elpaís.cr".

François Mauriac (1885-1970), premio Nobel de Literatura, le alentó a "recordar lo indecible" de sus experiencias en los campos de concentración.

De ahí que los sentimientos de culpa de los sobrevivientes, la puesta en duda de la existencia de un Dios y la búsqueda de la identidad judía son temas que han determinado su pensamiento y su escritura.

La primera obra que publicó en francés y con el apoyo de Mauriac, fue "La noche" (1958), inicio de una trilogía en la cual abordó en profundidad y con impactantes vivencias propias el drama del holocausto judío, y que completó años más tarde con "El alba" (1960) y "El día" (1961). Esta pieza, traducida a 30 idiomas, lo convirtió en una figura de culto y uno de los líderes del judaísmo estadounidense.

Sus biógrafos señalan que en obras como "Celebración bíblica: relatos y leyendas del Antiguo Testamento" (1972) y "Contra la melancolía" (1996) recurrió la mística judía para responder a la inexplicable experiencia de la desesperación y el horror.

Asimismo, sus memorias, publicadas en "Todos los torrentes van a la mar" (1996), son un conmovedor testimonio del cautiverio nazi y un fervoroso alegato por la paz mundial.

En 1986 fue galardonado con el Premio Nobel de Paz por su compromiso, su permanente intervención en foros internacionales de derechos humanos, así como su función como Presidente de la Comisión del Holocausto del presidente James Carter y su incansable actividad en favor de la fraternidad humana.

El también profesor de Humanidades en la Universidad de Boston, junto con su esposa, estableció la Fundación Elie Wiesel poco después de recibir el Premio Nobel.

La misión de la Fundación es luchar contra la indiferencia, la intolerancia y la injusticia, a través del diálogo internacional y los programas que promueven la aceptación, la comprensión y la igualdad, señala el sitio "eliewieselfoundation.org".

Wiesel, quien celebra su 85 aniversario este año, ha escrito más de 50 libros, ensayos, novelas y obras de teatro, en las que asume la defensa de las minorías perseguidas en todo el mundo y reclama que la humanidad cambie para crear la paz.