Sufren violencia 38% de mujeres mayores de 60 años en Guanajuato

El maltrato a las personas mayores ocurre en todas las culturas, naciones y clases sociales, y en el estado de Guanajuato no es la excepción.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2011 (ENDIREH 2011) se identifican cuatro tipos de violencia contra las mujeres al interior de un hogar: física, emocional, sexual y económica.

La ENDIREH 2011 reporta que en Guanajuato, de las mujeres alguna vez unidas de 60 y más años, 38.4 por ciento declaró haber sufrido algún tipo de violencia por parte de su pareja o ex pareja, a lo largo de su vida.

El tipo de violencia ejercida por su pareja con más alto porcentaje es la emocional, puesto que 88 por ciento de las adultas mayores declaró haber sido víctima de esta forma de agresiones.

Los medios más frecuentes fueron: 64.5 por ciento dejarles de hablar; 63.7 por ciento avergonzarlas, menospreciarlas o humillarlas y 58.5 por ciento ignorarlas, no tomarlas en cuenta o no brindarles cariño.

Mientras que en este conjunto de edades las agresiones sexuales son las menos comunes, con el 24.1 por ciento.

El INEGI informó que las investigaciones realizadas sobre el tema, han demostrado que las mujeres de cualquier edad están expuestas a ser violentadas, pero en el caso de las que se encuentran en una etapa senil, su situación se hace más vulnerable.

Los datos de la ENDIREH 2011 muestran que 20.2 por ciento (excluye a las solteras) de las adultas mayores declararon haber padecido agresiones por parte de otros familiares distintos a su pareja o ex pareja, en estos casos los principales agresores resultan ser los hijos (45.7 por ciento) e hijas (45.2 por ciento), esto probablemente debido a que son quienes generalmente están a cargo de su cuidado.

El maltrato emocional fue la forma de violencia más común hacia las mujeres adultas mayores alguna vez unidas, ejercida por parte de otros familiares distintos a su pareja o ex pareja.

Las manifestaciones más comunes de dichas agresiones fueron: dejarles de hablar (50.4 por ciento), abandonándolas o dejándolas solas (36 por ciento), a través de gritos, insultos u ofensas (26.5 por ciento), entre otras.

La violencia económica también se manifiesta de manera importante ya que 36.5 por ciento de los casos les han dejado de dar dinero y 12.4 por ciento manifestaron que les dejaron de comprar sus medicamentos o las descuidaron cuando estaban enfermas.

Datos censales de 2010 indican que en el estado hay 1.3 millones de hogares y en uno de cada cuatro (26.2 por ciento) cohabita al menos una persona de 60 años y más.

La mayor parte de los adultos mayores forma parte de un hogar familiar: 44.9 por ciento cohabita en un hogar nuclear y 45 por ciento forma parte de un hogar ampliado y compuesto.

Uno de cada dos adultos mayores (51 por ciento) que cohabita en un hogar ampliado o compuesto es considerado como jefe del hogar; 20.8 por ciento es cónyuge del jefe; 11.8 por ciento es madre o padre del jefe, 5.7 por ciento son suegra(o); 10.1 por ciento tiene otro parentesco y 0.6 por ciento no tiene lazos sanguíneos con el jefe del hogar.

El Consejo Nacional de Población (Conapo) en sus proyecciones registra que en el país en el 2012 hay 10.9 millones de adultos mayores (60 años y más de edad) que en términos porcentuales sería el 9.3 por ciento del total de la población y se espera que para 2030 sea el 14.8 por ciento.

En Guanajuato, el proceso de envejecimiento se hizo evidente a partir de la última década del siglo pasado, mostrando una inercia que cada vez se hace más notoria; en 2012 la base es más angosta que en 1990, debido a que la proporción de niños y jóvenes es menor, mientras que la participación relativa de adultos mayores pasa de 6.3% a 8.8% y se espera que en 2030 sea de 14 por ciento.

De las 501 mil personas de 60 años y más que en 2012 residen en el estado, 29.9% están en una etapa de prevejez (60 a 64 años); 40.4 se encuentran en una vejez funcional (65 a 74 años); 12.8 por ciento está en una vejez plena (75 a 79 años) y 16.8 por ciento transita por una vejez avanzada (80 años y más).

En la medida en que avanza la edad se hace patente una mayor sobrevivencia en las mujeres: en la etapa de prevejez hay 113 mujeres por cada 100 hombres y aumenta a 125 en la vejez avanzada.