Gestionará Jesse Jackson liberación de estadunidense retenido por FARC

El reverendo estadunidense Jesse Jackson anunció hoy aquí que encabezará gestiones para lograr la liberación de su compatriota Kevin Scott, retenido por las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El activista por los derechos civiles dijo este sábado a periodistas en La Habana que aceptó la propuesta de las FARC de liderar esa gestión, pero declinó comentar si haría similar gestión por su compatriota Alan Gross, condenado en Cuba a 15 años de prisión.

Jackson precisó que para obtener la libertad de Scott buscará el apoyo del Departamento de Estado de Estados Unidos, del gobierno de Colombia y de la Cruz Roja.

Reveló que se reunió la noche del viernes con delegados de la guerrilla que participan en La Habana en conversaciones de paz con el gobierno del presidente colombiano Juan Manuel Santos.

En un comunicado de cuatro puntos la guerrilla de las FARC anunció su disposición para liberar al ciudadano estadunidense secuestrado en junio pasado y acusó al gobierno de no "brindar las condiciones necesarias mínimas para el procedimiento".

La mediación de Jackson fue solicitada por las FARC que también propusieron sustituir a la exsenadora colombiana Piedad Córdoba por el activista Carlos Lozano, como parte de la delegación que gestionará la liberación del estadunidense.

Córdoba se encuentra en esta capital donde ratificó su compromiso con la causa de los agentes de inteligencia cubanos encarcelados en Estados Unidos hace 15 años acusados de espionaje.

Jackson informó que tras concluir el lunes próximo su estancia en La Habana, a donde llegó la tarde del viernes, viajará a Estados Unidos para adelantar su misión y a finales de la semana siguiente se trasladará a Colombia.

Según el religioso, para garantizar la liberación es necesario determinar antes una zona de alto al fuego, y dijo confiar en que su gestión contribuya a las negociaciones de paz que el gobierno de Santos y la FARC realizan en Cuba desde noviembre pasado.

Jackson discrepó con el grupo armado ilegal, que califica a Scott de "mercenario" al decir que se trata de un jubilado del ejército estadunidense y que "es un turista, no un terrorista", que realizaba turismo selvático cuando fue capturado en una zona de combate.

Cuestionado si vería a su compatriota Alan Gross, acusado de participar en acciones contra el gobierno cubano, Jackson respondió que de momento se había centrado en el tema de Scott, pero comentó que "hay una gran preocupación" por su situación.

Jackson, pastor bautista de 71 años de edad, ha participado como mediador en casos de liberaciones de compatriotas suyos secuestrados en Yugoslavia, Siria e Irak.

En marzo de 2011 exhortó al presidente Raúl Castro para que libere a Gross por "razones humanitarias".