Descarta Piñera anular cambio de cárcel de ex represores

El presidente chileno Sebastián Piñera descartó hoy anular el cambio de cárcel de nueve ex represores de la dictadura militar (1973-1990), pese al suicidio de uno de los internos, Odlanier Mena, este sábado por la mañana en su casa.

En una breve intervención en el presidencial Palacio de La Moneda, Piñera dijo que la decisión de trasladar a los ex uniformados de cárcel "no se verá alterada" por el "trágico fallecimiento" de Mena, un general en retiro del Ejército que tenía 87 años de edad.

Puntualizó que el cambio de cárcel de los nueve ex represores, entre ellos el ex director de los servicios secretos en los inicios de la dictadura, el general en retiro del Ejército Manuel Contreras, "se implementará en el momento oportuno".

El gobernante apuntó que este sábado dio sus condolencias por teléfono al hijo del ex uniformado, el embajador de Chile en Nicaragua Hernán Mena, por el fallecimiento de su padre.

Acotó que hace dos días, "tras una profunda reflexión", tomó la decisión de cerrar el Penal Cordillera y trasladar sus internos a la cárcel de Punta Peuco, en las afueras de Santiago y donde se encuentran presos otros 44 violadores de los derechos humanos.

Explicó que "la razón de esta decisión se fundamenta en principios y valores, como el principio de la igualdad ante la ley, el principio de la protección de la integridad y seguridad de los internos y también el buen funcionamiento de Gendarmería de Chile".

Insistió que en Chile las responsabilidades penales sólo son juzgadas por los Tribunales de Justicia "y son ellos los que han tomado las decisiones respecto a las personas involucradas".

"Además, las responsabilidades penales son siempre individuales y nunca institucionales", acotó Piñera, por lo que la situación procesal que afecta a algunos ex militares "en nada empañan ni afectan" el respaldo, apoyo y aprecio a las Fuerzas Armadas.

Según Radio Cooperativa, una caravana de vehículos de Gendarmería, institución militarizada encargada de la custodia en las cárceles, saldría esta medianoche desde el Penal Cordillera rumbo a la cárcel de Punta Peuco con los nueve ex uniformados presos.

Mena, primer director de la desaparecida y represiva Central Nacional de Informaciones (CNI) de la dictadura, fue condenado en 2009 a seis años de cárcel por el fusilamiento de tres personas en 1973.

El ex uniformado gozaba del beneficio de salidas de fin de semana desde el Penal Cordillera, emplazado al interior del Comando de Telecomunicaciones del Ejército, en la zona oriente de Santiago, el que será cerrado por los privilegios con que contaban los internos.

Los nueve ex uniformados serán llevados al Penal Punta Peuco, en la localidad de Til Til, en las afueras de Santiago, donde se encuentran internados otros 44 ex violadores de los derechos humanos durante la dictadura militar.

Mena, quien se suicidó este sábado en las afueras de su departamento, gozaba de salidas los fines de semana debido a su buena conducta, las que se iniciaban los viernes por la tarde y concluían los domingos por la noche.

El abogado defensor de Mena, Jorge Balmaceda, dijo al canal estatal TVN que el ex uniformado, tras conocer el cierre del Penal Cordillera, se mostró "terriblemente afectado" y acotó que la situación del militar retirado era "bastante delicada".

Puntualizó que el estado de ánimo del general en retiro del Ejército era "muy malo" tras conocer la noticia que se cerraría la cárcel donde estaba interno de lunes a viernes, lo que habría gatillado su suicidio con un disparo en la sien la mañana de este sábado.

Mena se hizo cargo entre 1977 y 1980 de la CNI, uno de los aparatos represores que tuvo la dictadura de Pinochet y que fue disuelta en febrero de 1990, días antes del retorno a la democracia el 11 de marzo de ese año.

La CNI, que estaba integrada por miembros de las Fuerzas Armadas y la policía de Carabineros, además de algunos civiles, fue responsable de múltiples casos de represión, secuestros, torturas y asesinatos.