Pide PT verificar centros de rehabilitación por adicciones en DF

El Partido del Trabajo (PT) en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) presentó un punto de acuerdo para exhortar al secretario de Salud local, Armando Ahued Ortega, a realizar visitas de inspección a los centros de rehabilitación y tratamiento de adicciones en la Ciudad de México.

La coordinadora de la fracción del PT, Miriam Saldaña Cháirez, explicó que las visitas se realizarían mediante la Agencia de Protección Sanitaria, a fin de al verificar que se cumplan los lineamientos de calidad y servicio establecido en las normas oficiales.

Manifestó que, según la Encuesta Nacional de Adicciones de 2008, realizada por el Instituto Nacional de Salud Pública, en la ciudad de México el porcentaje de personas dependientes del consumo de drogas es de 0.5, similar al porcentaje nacional de 0.6.

Expuso que de según el Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones (IAPA), en el Distrito Federal existen unos mil 902 centros e instituciones que prestan atención a poblaciones con adicciones, de los cuales 428 son de tipo residencial.

La legisladora petista agregó que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), informó que en la capital del país apenas 74 anexos o centros de tratamientos para la rehabilitación de adicciones son recomendados por las autoridades.

Planteó que sólo dos están ubicados en las colonias San Ángel Innovación y Escandón, mismos que cuentan con la certificación de la dependencia, destacó la diputada local.

Saldaña Cháirez manifestó que estos anexos o centros de ayuda en el tratamiento de adicciones cobran cuotas simbólicas o de autoayuda que van desde las cooperaciones voluntarias hasta los 400 pesos al mes, de ahí el éxito de los mismos, los cuales por lo general se encuentran establecidos en zonas o colonias populares.

Según los testimonios de personas que estuvieron internadas en esos centros, los métodos para prevenir las adicciones son poco ortodoxos, pues relatan historias de violación, amedrentamiento, tortura, maltrato, violencia verbal y golpes, considerados parte de la terapia de rehabilitación.