Modifica Cristina Fernández relación con la prensa en Argentina

La presidenta argentina Cristina Fernández modificó de manera radical su política de comunicación y comenzó a ofrecer entrevistas donde, a poco más de dos años de terminar su gobierno, se muestra como un personaje más accesible.

Hace dos semanas, la televisión pública anunció de manera inesperada la emisión de una entrevista de la mandataria con el periodista Hernán Brienza.

El encuentro decepcionó porque tuvo poco de periodístico, ya que la militancia de Brienza a favor del gobierno impidió que realizara preguntas incómodas o comprometidas.

Por eso, la noticia fue el hecho en sí mismo de la entrevista, ya que desde que comenzó a gobernar, en diciembre de 2007, Fernández apenas ha ofrecido un par de ruedas de prensa y escasos encuentros individuales con periodistas.

De hecho, la última entrevista que había aceptado antes de ver a Brienza data de 2009, habían pasado ya cuatro años sin tener contacto directo con los medios de comunicación.

Este fue sólo el principio de una nueva estrategia de comunicación, ya que la Presidencia de Argentina está convocando a periodistas para que cuestionen a la mandataria con agenda abierta.

La segunda entrevista será difundida este domingo y ya desató una mayor expectativa porque el elegido fue Jorge Rial, el periodista de espectáculos más importante del país y quien en los últimos años comenzó a virar hacia el periodismo político.

Rial es un personaje popular, con programas líderes tanto en radio como en televisión, y a diferencia de Brienza no es incondicional del gobierno, por lo que se prevé que las preguntas serán más periodísticas.

El conductor ya anticipó que la presidenta argentina incluso se mostró conmovida en un par de ocasiones durante el encuentro al hablar de las últimas horas de su fallecido esposo y antecesor, Néstor Kirchner (2003-2007).

También aseguró que la cuestionó sobre las impopulares restricciones a la compra y venta de dólares, que tanto han minado su popularidad, y sobre los escenarios rumbo a las elecciones legislativas de octubre.

El inédito acercamiento a los medios de comunicación fue interpretado como un último intento de revertir los resultados de las elecciones primarias de agosto pasado, en las que los partidos políticos definieron a su candidato para octubre próximo.

Aunque el oficialista Frente para la Victoria ganó a nivel nacional, perdió en la provincia de Buenos Aires, que es el distrito más importante electoralmente.

El problema para Fernández es que si su partido pierde aún más votos en los comicios del 27 de octubre próximo, ella gobernará con un Congreso opositor hasta diciembre de 2015, fecha en la que termina su mandato.