Ven importante recordar tanto inicio como consumación de Independencia

Rodrigo Moreno, del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, y Arlene Ramírez Uresti, catedrática del Tecnológico de Monterrey campus Toluca, coincidieron en que tan importante es conmemorar el inicio de la Independencia de México como su consumación.

Entrevistado ante las controversias sobre el tema, Moreno opinó que es "tan importante uno como el otro, en la medida que nos inviten a la reflexión y al pensamiento".

Expresó que su postura es como la de muchos otros historiadores: la de aguafiestas, en el sentido de que no es muy afecto a los festejos como tales.

"Entendemos que es una festividad que, sobre todo, invita a la excitación, al gusto y al gozo y, en cambio, lo que nos parece que es más prudente es conmemorar, o sea hacer memoria de", explicó.

Agregó que en esta medida "nos parece que las dos fechas son dignas de conmemorarse, pero la invitación que solemos hacer es que la gente tome como pretexto estas fechas para alimentar curiosidad y para adentrarse en un proceso que es mucho más complejo que un inicio o un final construidos historiográficamente".

Rodrigo Moreno indicó que como todo proceso histórico la Independencia "no comienza un buen día ni termina un buen día, son procesos que atraviesan muchísimos problemas y que nosotros hemos fijado uno o dos momentos para recordarlos".

Pero en realidad lo interesante sería plantear problemas mucho más profundos, contradictorios y ambiguos, dijo.

En su apreciación, la trascendencia de las fechas es simbólica. La del 16 de septiembre es la que gusta para fijar el comienzo de una lucha, pero si se cuestiona un poco y se adentra en el proceso es simplemente el arranque de un levantamiento popular que hirió de muerte al virreinato.

Pero fue muy fugaz y "en sentido estricto fracasó, y en menos de siete u ocho meses ya estaba en cierto sentido controlado; entonces, lo que sería prudente es cuestionar por qué nos gusta conmemorar ese momento y no otro", refirió.

El historiador llamó a la gente a leer y releer su historia, y entender que no todo está dicho ni fijado. Cada generación debe formular sus propias preguntas y sus propias inquietudes al momento de acercarse a un proceso determinado.

Por su parte, Arlene Ramírez Uresti manifestó que polemizar sobre qué día deben celebrar los mexicanos se trata de cuestiones de punto de vista y sobre todo de corrientes historiográficas que están de moda o no.

Expresó que el surgimiento del movimiento de Independencia es una pauta que no sólo se debe de recordar, sino de difundir y promover, y la parte del término de la Independencia está acompañada de un proyecto de nación.

"Tanto el inicio como el término son puntos importantísimos que coincidentemente nos llevan a una sola idea, que es la idea de la construcción de un proyecto de nación que a lo largo de los años se ha visto, con altas y bajas, como cualquier otro país".

Sin embargo, agregó, si se voltea hacia atrás y se ve todo lo que se ha logrado se tendrían entonces que celebrar ambas fechas.

La especialista afirmó que emblemática y tradicionalmente se celebra el inicio de los movimientos independentistas en el mundo, porque es como el nacimiento del país que lo conmemora.