Advierte Obama inestabilidad global ante insolvencia financiera

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió hoy a los republicanos que su decisión de condicionar la elevación del techo de la deuda a la eliminación de la ley de salud podría generar inestabilidad económica a nivel global.

En una imprevista aparición ante los reporteros en la Casa Blanca, Obama se declaró dispuesto a conversar con los republicanos pero dejó en claro que no negociará ni la Ley de Salud Asequible, ni el pago de obligaciones financieras ni la operación del gobierno federal.

"No lo voy a hacer bajo la amenaza de hacer estallar toda la economía, no voy a negociar sobre la obligación de Congreso de pagar las cuentas que fueron autorizadas", manifestó en un mensaje donde no aceptó responder preguntas de los periodistas.

El Departamento del Tesoro notificó al Congreso que Estados Unidos quedará sin capacidad de endeudamiento el 17 de octubre a menos que se alcance un acuerdo sobre el techo de la deuda de 16.7 billones (millones de millones) de dólares.

Autoridades estadunidenses estiman que el país tendrá para esa fecha apenas 30 mil millones de dólares en efectivo. Sería la primera declaratoria de insolvencia financiera en la historia de Estados Unidos.

Obama, quien esta semana calificó a los republicanos de "irresponsables", sostuvo que la decisión de un grupo de conservadores de condicionar el incremento del techo de la deuda es "mucho más peligroso" que sólo paralizar al gobierno federal.

"Sabemos que tendría un efecto desestabilizador en toda la economía, en la economía mundial", subrayó.

Su mensaje tuvo lugar luego que el Senado, de mayoría demócrata, aprobó una iniciativa presupuestaria que restablece los fondos de la Ley de Salud Asequible eliminados por los republicanos de la Cámara de Representantes.

La iniciativa enmendó la resolución aprobada por la cámara baja la semana pasada, la cual extendió la operación del gobierno federal hasta el 15 de diciembre a condición de eliminar los fondos del llamado Obamacare.

Como la versión del Senado difiere de la iniciativa de la cámara baja, corresponde ahora al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, adoptar el próximo paso.

Obama, quien no se ha mostrado dispuesto a buscar un compromiso con los republicanos, envió un mensaje a los conservadores.

"Mi mensaje es: no cierren el gobierno, no cierren la economía, aprueben un presupuesto a tiempo y paguen oportunamente las deudas del país", señaló.

Si la cámara baja y el Senado no llegan a un acuerdo para conciliar las versiones de sus iniciativas, Estados Unidos quedará sin fondos para la operación del gobierno el primero de octubre entrante y en insolvencia financiera el 17 de octubre.