Fundamental para el DF contar con una Constitución local: Serrano

El secretario de Gobierno del Distrito Federal, Héctor Serrano, afirmó que para esta ciudad es fundamental contar con derechos plenos frente a la Federación, y por ello se trabaja en una reforma para no postergar más una Constitución local para esta capital.

Al comparecer ante la ALDF con motivo de la glosa del Primer Informe del jefe de gobierno Miguel Angel Mancera, Serrano dijo que se trata de un esfuerzo colectivo de todos los actores políticos, para construir una ruta de consenso y unidad en torno a dicha reforma.

Aseguró que la Ciudad de México es un espacio seguro para el ejercicio de la libertad de expresión y la defensa de los derechos humanos, y un ejemplo es que aquí se creó el primer mecanismo de prevención y protección a periodistas y defensores de derechos humanos en situación de riesgo.

A un año de su creación, este instrumento ha brindado medidas de protección a 50 personas en promedio, entre periodistas y defensores de derechos humanos, de diversos estados del país, y es el mecanismo de protección, incluido el federal, que más casos atiende.

El funcionario capitalino sostuvo que en los 10 meses de gobierno de Mancera se han atendido dos mil 372 manifestaciones realizadas por diferentes causas, y que incluyen a los ámbitos de gobierno, locales y federales.

El secretario de Gobierno del Distrito Federal detalló que ante esos reclamos sociales se han instalado dos mil 125 mesas de negociación, donde la concertación ha sido el principal objetivo.

En materia penitenciaria, Serrano subrayó que esta capital representa el 18.5 por ciento del total de la población nacional y cuenta con una población carcelaria de 41 mil 359 reos, de los cuales 37 mil 576 son del fueron común y tres mil 783 del fuero federal.

Reconoció que existe un problema de hacinamiento, ya que la capacidad original de los reclusorios de la ciudad era de 22 mil 524 internos, por lo que hay una sobrepoblación del 83.54 por ciento, pero se realiza un esfuerzo para garantizar los derechos humanos de los reclusos y fomentar su reinserción social.