Mueren más de 30 sirios al estallar un vehículo cerca de Damasco

Un ataque con coche bomba cimbró hoy a la localidad de Rankus, a unos 30 kilómetros al norte de la capital siria Damasco, causando la muerte de al menos una treintena de personas y heridas a un centenar más.

El ataque fue denunciado la tarde de este viernes por el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), que precisó la explosión ocurrió frente a la mezquita Sahel después de las oraciones musulmanas vespertinas, cuando los feligreses salían del santuario.

Calculó el balance de víctimas en 37 muertos y más de 100 lesionados, y refirió que después del estallido las fuerzas del régimen sirio comenzaron a bombardear la misma zona, lo que habría costado la vida a por lo menos una persona.

El OSDH dijo no tener disponibles mayores detalles de los hechos, que pudieran sugerir cuál era el objetivo del ataque y si tendría alguna relación el coche bomba con el ataque de las tropas sirias, de acuerdo con reportes de la cadena de noticias Al Yazira.

Rankus no está en manos no del régimen ni de los rebeldes, ya que según la cadena noticiosa los residentes locales tienen un acuerdo con la oposición armada para que no lleven armas a la ciudad con el fin de evitar los bombardeos del gobierno.

El órgano activista reportó también que las tropas del gobierno continúan operaciones en otras partes de la provincia de Damasco, como el distrito rebelde de Barzeh, donde los bombardeos no dejaron víctimas, pero sí causaron daños en algunos edificios.

Cerca del aeropuerto internacional de Damasco, en los pueblos Zamaniya y Shebaa, siguieron los enfrentamientos entre fuerzas gubernamentales y opositores armados, mientras que los intentos militares de avanzar hacia el norte han sido repelidos por los rebeldes en Gouta.