Asegura Mónica Martí que el coleccionismo es el origen del MNH

Un recinto como el Museo Nacional de Historia (MNH) o cualquiera a nivel mundial tiene su origen en el coleccionismo, técnica que permite reunir varias obras u objetos, aseguró hoy aquí Mónica Martí, investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Al dictar la conferencia "Origen y fundación del Museo Nacional de Historia", en el marco del 69 aniversario del MNH, Martí explicó que el coleccionismo es la necesidad de juntar o reunir determinados objetos, por su valor estimativo más que económico.

En este sentido, dijo, "cada individuo tiene objetos que aprecia y hay otros que valoran las familias y las instituciones, de ahí que el origen de los museos sea el coleccionismo".

Ejemplo de lo anterior es el MNH, cuyo acervo se ha sextuplicado, al pasar de 15 mil piezas, en 1944, a más de 100 mil actualmente.

Por otro lado, mencionó que la creación del Museo Nacional de Historia (MNH) coincide con un movimiento internacional de reafirmación de la identidad nacional y latinoamericana, además de que al presidente Lázaro Cárdenas no le interesaba estar en un castillo, por toda la carga simbólica del inmueble, al que consideraba un monumento histórico.

Abundó que el 3 de febrero de 1939 se expidió la Ley Orgánica que creó al INAH, la cual en su artículo tercero señaló como parte del Patrimonio Nacional al Castillo de Chapultepec.

En 1940 se expidió otro decreto que fundó el Museo en dicho monumento, siendo su primer director Luis Castillo Ledón, en quien recayó la tarea de ver que se desocupara el inmueble, pues en él funcionaban oficinas gubernamentales, refirió Martí.

Con el apoyo de imágenes proyectadas, la investigadora agregó que en noviembre de 1940, todavía durante el gobierno cardenista, se llevó a cabo una inauguración simbólica. Ya como presidente, Manuel Ávila Camacho comenzó la instalación del MNH, quedando como director José de Jesús Núñez y Domínguez.

Martí comentó que fue el segundo director quien supervisó las tareas de remodelación y acondicionamiento de las salas del museo, así como el traslado de las colecciones históricas del antiguo Museo de Antropología, Historia y Etnografía, que constaba de alrededor de 15 mil objetos.

Entre estos, añadió, se encontraba la valiosa colección de retratos de los virreyes de la Nueva España; el retrato escultórico de Miguel Hidalgo, y diversos objetos que pertenecieron a Vicente Guerrero, Agustín de Iturbide y Benito Juárez, así como la vajilla de plata christofle, estampada con el monograma imperial de Maximiliano de Habsburgo, que fue encontrada en Palacio Nacional.

A partir de 1944, las colecciones de Antropología y Etnografía del Museo Nacional permanecieron en exhibición en el recinto de la calle de Moneda, hoy sede del Museo Nacional de las Culturas, hasta que fueron trasladadas al Museo Nacional de Antropología, en 1964, refirió.

En su oportunidad, la investigadora María Hernández dijo que la inauguración del MNH se llevó a cabo el 27 de septiembre de 1944, y que en aquella ocasión, el presidente Manuel Ávila Camacho condecoró la Bandera del Batallón Activo de San Blas, para que fuera usada como emblema del Museo.

Subrayó que dicha bandera, cuyos colores están invertidos (rojo, blanco y verde), participó en la batalla de 1847, durante la invasión del ejército estadounidense.

A partir de la inauguración del espacio museístico, abundó, la bandera condecorada con una insignia de oro permaneció exhibida en sala, siempre custodiada por un soldado del Ejército Mexicano. Costumbre que terminó hasta 2004, con la más reciente remodelación del inmueble.

En la actualidad las diversas colecciones del MNH superan las 100 mil unidades, repartidas en secciones como pintura, escultura, dibujo, grabado y estampa; numismática, documentos históricos y banderas; tecnología y armas; indumentaria y accesorios, y mobiliario y enseres domésticos.