Sería banca brazo de fiscalización del SAT de aprobarse reforma

El sistema bancario mexicano se convertirá en un brazo de fiscalización del Servicio de Administración Tributaria (SAT) de aprobarse la reforma hacendaria, de acuerdo con la firma Garrido Licona.

El socio director de la firma y especialista en asesoría fiscal, financiera y de negocios, Salvador Garrido Márquez, refirió que entre las nuevas facultades al SAT estará utilizar la información de los estados de cuenta bancarios y las transacciones financieras.

Entrevistado luego de su participación en la séptimo Convencional Nacional Asofom, explicó que con base a la iniciativa, si una persona no tiene domicilio fiscal, para efectos del SAT va a considerar la dirección del estado de cuenta como domicilio fiscal a partir de ese momento.

Además, explicó, los bancos hoy en día tienen obligación de presentar declaraciones informativas al SAT, pero con la reforma ésta se va a ampliar de tal manera que estas instituciones presenten mayores datos a los actuales.

"Entonces, a través de esa información que hoy se dé por parte de los bancos va a ser como van a poder fiscalizar las autoridades a esas personas o incluso a personas y empresas que hoy no estén dentro de la formalidad", subrayó.

Ello es, aclaró, un mecanismo a través del cual se va a buscar una fiscalización por medio de la información que va a ser obligatoria para los bancos presentarla.

Un ejemplo de este uso de información para fiscalizar a partir de la aprobación de la reforma hacendaria, dijo, sería los pagos efectuados por una persona o empresa por concepto de tarjeta de crédito, expedición y cobro de cheques, depósitos, entre otras transacciones básicas.

Toda vez, agregó, porque este tipo de información deberá incluirse por los bancos en los reportes que tiene que subir a la información que se entregan al SAT de ahora en adelante en virtud de la reforma.

El asuntó aquí, aseveró, es que quienes ya están fiscalizados obviamente están declarando y pagando sus impuestos como se debe, por lo que quienes no -por medio de esta información que sería proporcionada por los bancos el SAT- se buscará que paguen impuestos.

Sin embargo, está utilización de información de cuentahabientes físicos y morales por parte del SAT podría considerarse como una violación al secreto bancario.

Al respecto, el especialista consideró esta situación como polémica, ya que desde un punto de vista jurídico se puede estar violando esa regla, aunque la justificación que está dándose es que no se estaría faltando a ello porque la información se está entregando al SAT y no está haciéndose pública.

En su opinión, estas nuevas facultades están compensado la posible eliminación del Impuesto a los Depósitos en Efectivo (IDE) y el Impuesto Especial a Tasa Única (IETU), porque lo que se pretende es lograr una fiscalización mediante la incorporación de los informales a través de estos mecanismos.

Y es que, comentó, con estas nuevas disposiciones se pretende regular, en principio, a los que no están pagando impuestos y con ello se logre una fiscalización real.

Hoy en día, señaló, el SAT no lo está haciendo porque no cuenta con la estructura y el objetivo de esta reforma es que cuente con ella y se fiscalice a través de estos mecanismos.