Expone la mexicana Mariana Castillo Deball en el Hamburger Bahnhof

La artista mexicana Mariana Castillo Deball, quien recientemente obtuvo el Premio de la Galería Nacional de Alemania para el Arte Joven, expone su instalación galardonada en el Hamburger Bahnhof, uno de los principales museos de esta capital.

En entrevista con Notimex, Castillo Deball dijo que el mapa de Tenochtitlan, que da pie a su obra, "es un caso muy interesante porque es una imagen que se ha transformado y que ha generado distintos significados a lo largo de la historia. Esta fue la primera imagen que se conoció de México en Europa, fue impresa en muchísimas publicaciones y data del año 1523".

La exhibición de la pieza, que podrá ser apreciada hasta enero de 2014, es parte del premio que financiará el Museo Hamburger Bahnhof y sobre la que se editará un catálogo.

El espacio museístico informó que la obra de Mariana trae a la vida historias e imágenes olvidadas desde hace largo tiempo y que integra los métodos de la arqueología, antropología y etnología, a través de la manifestación artística.

La instalación consta de dos partes: la primera es una pieza basada en un mapa de Tenochtitlan y se llama "Mapa Núremberg de Tenochtitlan".

Ese mapa fue publicado por primera vez en la segunda Carta de Relación que le escribió Hernán Cortés (1485-1547) a los Reyes de España, para describir un poco el Nuevo Mundo.

Lo curioso de este mapa es que fue dibujado por un "tlacuilo" o escriba mexicano. El mapa original está perdido y la copia fue enviada a Núremberg porque en esa época era donde se hacían todas las impresiones.

La representación gráfica fue convertida en un grabado en madera al estilo alemán, y el resultado es una imagen que parecería una ciudad medieval alemana y, al mismo tiempo, una descripción de Tenochtitlan.

"Este mapa yo lo convertí en un grabado de madera gigante que cubre toda la superficie del piso de la sala de exposición y al mismo tiempo presento un libro, que es una impresión directa de este piso: es como si fuera un Atlas en cuyas páginas se puede también leer los espacios del mapa", comentó Castillo Deball.

La artista explicó que este mapa es una metáfora de lo que era la Ciudad de México, con su centro, la pirámide de los sacrificios y el lago y balsas navegando, ya que era como una especie de Venecia. "Se ven los canales de la ciudad, en él se pueden ver los límites de Tenochtitlan y los distintos barrios alrededor", anotó.

El citado mapa es la base de la exposición y a través del cual, los visitantes caminan para verlo desde distintas perspectivas y acercarse al segundo elemento de la exposición, que son trajes de "chinelo", una tradición en México que data de la época colonial.

En la exposición, los trajes están colocados en perchas que se alzan sobre el piso, que es el mapa de Tenochtitlan. "Me quise concentrar en elementos un poco mas abstractos, que parten de la cultura inmaterial: cómo se relacionaban (los antiguos mexicanos) con el espacio, la perspectiva y la forma", refirió.

"Por un lado, este mapa es un ejemplo paradigmático, porque todavía tiene la perspectiva y la forma de relacionarse con el espacio mexicano, pero fusionado con la visión europea. Esos trajes se relacionan con la tradición que tiene que ver con el baile y la manera de usar las imágenes", expuso.

En este sentido, dijo, quería combinar esos dos elementos: uno tiene que ver con la danza, con una tradición performativa o folclórica, y otro elemento, un poco mas abstracto, que tiene que ver con la descripción del espacio.

Por otro lado, Mariana Castillo Deball, quien vive en Berlín desde 2011, pero ha estado en Europa desde hace 10 años, manifestó: "Mi trabajo como artista ha estado relacionado desde hace años con la historia de las imágenes, que tienen que ver con la arqueología y antropología mexicana. Me he dedicado a construir biografías de objetos particulares, los cuales se han transformado a través de su iconografía o interpretación".

Este tipo de temas, señaló, "pueden ser un tanto ajenos a los alemanes, por eso me pareció importante traer una imagen que tuviera algún tipo de vínculo con la cultura alemana. Este mapa de México fue impreso y dado a conocer en Europa a través de Alemania".

"Me interesaba venir a vivir a Berlín, una ciudad muy interesante para el arte y la cultura. Llegué a Berlín con una beca del DAAD, que es el Servicio Alemán de Intercambio Académico", refirió Castillo Deball, quien estudió arte en una academia de Maastricht, Holanda.

A lo largo de su trayectoria ha recibido múltiples reconocimientos, entre ellos el Premio de Roma en Holanda 2004, el premio alemán Ars Viva 2010, y el internacional Zürich Art Preis 2012.