Revelan tensión en diálogo Colombia-FARC por ritmo de negociación

Diferencias entre el gobierno de Colombia y las rebeldes FARC en los tiempos para desahogar la agenda de paz y el mecanismo de refrendación de los eventuales acuerdos, generaron tensión en la mesa, afirmó hoy el diario El Tiempo.

El periódico colombiano aseguró que las dificultades que enfrenta la negociación que se desarrolla en La Habana, Cuba, desde noviembre pasado, no es por los supuestos "secretos" que habría en el diálogo, porque no hay nada sorpresivo en lo discutido.

Según el rotativo, la carta de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en la que amenazan con romper la confidencialidad de los diálogos, "no es más que el reflejo de que la tensión en el proceso de paz está aumentando".

"Y no precisamente por el anuncio del miércoles del máximo jefe de las FARC, Timoleón Jiménez "Timockenko", de que entregarán al país y al mundo un informe con la verdad sobre lo que está ocurriendo en la mesa", sino por otras razones, apuntó.

De acuerdo con la publicación, las diferencias tienen su origen en "dos nudos gruesos del proceso de paz: los tiempos y las diferencias sobre el mecanismo de refrendación de eventuales acuerdos" que se pacten en La Habana.

La acusación rebelde al presidente Juan Manuel Santos de "imposiciones unilaterales" y de hacer daño al diálogo con "tanta retórica", le sirvió de pretexto al gobierno para advertirle que no se moverá de la agenda de seis puntos acordada, añadió.

"Si bien algunos se detuvieron en el informe que anunció el jefe de las FARC de que se rompería la confidencialidad acordada entre las partes, es claro que no hay nada que pueda sorprender al país", sostuvo la publicación colombiana.

Por ello, "lo realmente delicado hoy es que las partes se están haciendo notificaciones sobre lo que están dispuestas o no a ceder en los puntos difíciles del proceso de paz. Sobre todo, frente al ritmo", para evacuar lo pactado, agregó el diario.

Recordó que el jefe negociador del gobierno, Humberto de La Calle, pidió celeridad y dejó en claro este jueves que lo que "molesta a las FARC es que el gobierno sigue fiel a la agenda de conversaciones y no se desviará en ningún momento de la misma".

El periódico advirtió que si en el próximo encuentro de las partes, previsto para el 3 de octubre próximo en La Habana, "todo se mantiene como está hoy, el pronóstico para el proceso de paz es malo".