Descartan las FARC romper confidencialidad de proceso de paz

Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) descartaron hoy romper la confidencialidad acordada en los diálogos de paz que sostienen con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, en La Habana, Cuba.

En un comunicado divulgado en su sitio internet, el líder de la organización insurgente, Timoleón Jiménez (alias "Timockenko") recordó que según las reglas de funcionamiento pactadas, "las discusiones de la Mesa (de negociaciones) no se harán públicas".

La aclaración fue hecha por el jefe guerrillero, luego que se interpretó como una ruptura de la "confidencialidad" del proceso, la autorización de Jiménez a sus delegados el miércoles pasado para que revelaran al país lo que ocurre en la mesa.

"Algunos medios de comunicación, inspirados en el sensacionalismo, han especulado en torno a una supuesta amenaza mía en torno a la violación de la confidencialidad acordada en el Acuerdo General para la terminación del conflicto", indicó.

El jefe negociador del gobierno, Humberto de La Calle, advirtió este jueves que "no se aceptara ninguna amenaza" de las FARC y le recordó a ese grupo insurgente que existe un pacto para preservar la discreción frente a lo que se discuta.

En su mensaje, Jiménez aseguró que el presidente Santos en diversos espacios, "ha hecho referencia a los avances logrados, e incluso sostenido que con algunas medidas de su gobierno ha empezado a desarrollar lo firmado en el primer punto" de la agenda.

"No hemos considerado que esas expresiones del Presidente riñan con la confidencialidad pactada. No vemos porque ahora, si los delegados nuestros en la mesa informan a ese respecto al pueblo colombiano, estemos faltando a nuestra palabra", añadió.

Por ello, consideró "exorbitante y hasta malintencionado hablar de amenazas nuestras en ese sentido", en momentos en que las partes se preparan para un nuevo ciclo de trabajo el 3 de octubre, con el propósito de seguir la discusión.

El gobierno de Santos y las FARC sostienen conversaciones desde noviembre pasado en La Habana para poner fin a medio siglo de conflicto armado interno, proceso que tiene a Cuba y Noruega como garantes y a Venezuela y Chile como acompañantes.