Reflexiona "Frecuencia Júpiter" sobre las angustias de su autora

La idea de escribir un libro sobre lo que más le duele y le asusta llegó hace dos años, necia e insistente, a tocar las puertas de la mente de Martha Riva Palacio Obón (Ciudad de México, 1975); el resultado fue la novela "Frecuencia Júpiter", que reflexiona sobre la violencia desde la óptica de una chica de 16 años.

Con dicho volumen, la escritora mexicana obtuvo el XVIII Premio de Literatura Juvenil "Gran Angular", el cual recibió anoche durante una ceremonia celebrada en la Biblioteca de México, en el emblemático edificio de La Ciudadela. Emocionada, elegante y con altas zapatillas refulgentes, Martha dijo:

"Tenía yo la necesidad de escribir desde la perspectiva de los jóvenes y todo lo que nos ha tocado vivir en este país. Esa necesidad me llevó a escribir, volver a escribir, borrar archivos, volver a comenzar y hasta la tercera versión, quedó a mi gusto. La inscribí en la convocatoria este año (...) y ¡gané el gran premio!".

Riva Palacio Obón, también artista sonora, reconoció que la novela tiene tintes autobiográficos. "Siempre toma uno referencias de la vida y la experiencia propia. Por ejemplo, en el libro hablo de las mariposas negras, porque mi abuela paterna tenía una así en su clóset".

En entrevista con Notimex, señaló que la historia que narra en "Frecuencia Júpiter" se desarrolla en el Centro Histórico de la Ciudad de México, lo que corresponde a sus años de colegiala. "Yo estudié en la Academia de San Carlos y por eso iba día a día al Centro, de ahí que muchas de mis impresiones en esa zona están en la obra".

Con una Licenciatura en Psicología por la Universidad Iberoamericana (UIA) y una Maestría en Artes Visuales por la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la autora se refirió más adelante a las posibilidades que tienen los jóvenes de triunfar en México.

"Vivimos hoy una época crucial en el país, donde se ha perdido el sentido, lo cual desalienta a los jóvenes, quienes en situaciones límite no hallan hacia dónde dirigir su existencia. La fórmula es tener pasión por lo que se hace: No es lo mismo insistir en algo que no nos gusta, que hacer algo que nos agrada".

Dijo que en todos los campos del quehacer humano hay ejemplos de personas que han estado en situaciones terribles y aún así han salido adelante. Insistió: "Se debe recobrar la pasión y luchar por un ideal, y el éxito se cocina con partes iguales de trabajo arduo y una buena oportunidad".

Reconoció, sin embargo, que en naciones como esta "hay chicos, hombres y mujeres, que hacen el mejor de sus esfuerzos, dan todo de su parte, pero no encuentran la oportunidad que necesitan para destacar, simplemente, porque no han institución pública o privada que se las otorgue bien y en forma.

La entrevistada ha tenido oportunidades para dejar ver su talento. En el 2011 ganó el XVI Premio de Literatura Infantil "Barco de Vapor", por su novela "Las sirenas sueñan con trilobites", la cual fue seleccionada para el Catálogo White Ravens 2013, de la Biblioteca Internacional de la Juventud en Alemania.

Su libro de poesía "Haikú: Todo cabe en un poema si lo sabes acomodar", ha sido seleccionado por el Programa de Bibliotecas del Ministerio de Educación de Chile, así como por el Programa de Salas de Lectura del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta). Para ella, la vida se ha cocinado bien.

En 2012 publicó el álbum infantil "Querido marciano" y en 2013 el poemario "Pequeño elefante transneptuniano". Sus ricos paisajes sonoros, entre los que destaca "Anatomía de las mariposas", se han presentado ya en Italia (2011), Canadá (2012), Grecia (2011), Alemania (2012) y Estados Unidos (2011).

Anoche, recibió el XVIII premio juvenil "Gran Angular", el cual está dotado de 150 mil pesos en efectivo y la publicación de la obra, "Frecuencia Júpiter". El fallo del jurado integrado por el escritor Francisco Hinojosa y los editores José Manuel Mateo, Libia Brenda Castro y Ricardo Cayuela, fue unánime.

Riva Palacio reunió varios méritos. "Se trata de una estupenda novela para jóvenes. Bien construida en términos literarios y con buen ritmo narrativo, que va entrando de manera paulatina y sutil en el tema central: La violencia que se vive actualmente", dijo el jurado al justificar su decisión.

Además, la obra tiene una estructura ágil y atractiva, y a través de la mirada de "Emilia", la joven de 16 años protagonista, el lector se adentra en la cotidianidad de la Ciudad de México y en la de su juventud. La entrevistada finiquitó: "La literatura para jóvenes vive un buen momento en México y en todo el mundo".