Trunca "Manuel" 40 años de esfuerzos de doña Leobarda en Chilpancingo

De lo que en 40 años logró construir doña Leobarda, hoy sólo quedan escombros, un colchón sobre el lodo, unos zapatos y ropa regada. A su paso, la tormenta tropical Manuel dejó en el estado miles de casas dañadas, destruyó tramos carreteros y provocó la pérdida de vidas humanas.

En la colonia Emiliano Zapata ubicada al poniente de la ciudad, en la parte baja se sitúa una barranca cuyo cauce nunca tuvo caudal.

En temporadas de lluvia arrojaba una cantidad casi irrelevante de agua, pero a "Manuel" no le bastó el cauce de la barranca, sino que ocupó parte de la calle contigua, donde inundó decenas de viviendas.

Hace 40 años doña Leobarda adquirió un lote en la parte baja de la colonia Zapata, como se le conoce en Chilpancingo, edificó una pequeña vivienda para ella y su pareja; gran parte del espacio se lo heredó a su hijo Óscar Cruz Martha, para que él estableciera una herrería.

Óscar recién había estrenado su vivienda hace dos meses, con un nivel medio terminado y el segundo apenas en sus inicios, pero las aguas no respetaron ni sus esfuerzos, ni su escasa economía, que obtiene con los trabajos de herrería.

Hoy tiene que pagar varios jornales para sacar el lodo que invadió su dormitorio, sala, cocina y comedor.

El consuelo es que las estructuras no sufrieron daños, como el caso de doña Leobarda, su mamá, que no sabe dónde vivirá a partir de ahora, porque su pequeña vivienda quedó a la deriva sobre el gran cauce que formó "Manuel".

El temor de doña Leobarda es no entrar al padrón de los censados con daños en sus viviendas, al pensar que construyó su casa sobre el cauce.

Refirió que "el cauce pasada del otro lado, sólo que las aguas la colocó sobre mi vivienda".

En el lugar, efectivos del Ejército Mexicano llevaron a cabo una limpieza tanto de la calle, como de las instalaciones de la escuela primaria Emiliano Zapata que se ubica a unos metros de la vivienda de Leobarda, para que a partir del próximo lunes, los alumnos puedan retornar a las aulas.

Según datos de la Secretaría de Gobernación cerca de 60 mil viviendas resultaron afectadas y un porcentaje importante fueron destruidas, además miles de personas permanecen incomunicadas.