Vaticinan sondeos derrota de oficialismo en legislativas de Argentina

Las encuestas vaticinan la derrota del gobierno en las elecciones legislativas del próximo mes, por lo que la presidenta Cristina Fernández podría enfrentar a un Congreso opositor en sus dos últimos años de mandato.

El próximo 27 de octubre, más de 30 millones de argentinos están convocados a acudir a las urnas para renovar 129 de las 257 curules de la Cámara de Diputados, y 38 de los 72 escaños del Senado.

Las elecciones son cruciales, porque reacomodarán a las fuerzas políticas en un Parlamento que será utilizado para las campañas de los líderes opositores que aspiran a suceder a Fernández en las presidenciales de 2015.

Si se repiten los resultados de las elecciones primarias realizadas en agosto pasado, en las que se definieron los candidatos de todos los partidos, el gobierno mantendría una mayoría simple en la Cámara de Diputados, pero estaría en problemas en el Senado.

El problema es que las encuestas anticipan que el oficialismo perderá aún más votos pese a las medidas tomadas por Fernández en las últimas semanas para modificar programas y ampliar beneficios sociales.

En un principio, los líderes oficialistas aspiraban a arrasar en las elecciones para lograr una mayoría contundente que les permitiera promover una reforma constitucional para impulsar en 2015 una segunda reelección que la ley actual le prohíbe a la presidenta.

Descartada ya cualquier posibilidad de reelección, ahora todos los esfuerzos están centrados en impedir que la oposición controle el Congreso.

Martín Insaurralde, el intendente que lidera la lista de candidatos a diputados del gobernante Frente para la Victoria, tiene la responsabilidad de superar el 29 por ciento de los votos que obtuvo en las primarias de agosto.

Su principal rival es Sergio Massa, el ex jefe de gabinete erigido este viernes como principal líder de la oposición, quien ganó en las primarias con el 35 por ciento de los votos, lo que lo convirtió en precandidato presidencial para 2015.

Los sondeos de opinión coinciden en que Massa ganará las elecciones con alrededor del 40 por ciento, en tanto que Insaurralde apenas si llegará al 30 por ciento, lo que implicaría una derrota para el kirchnerismo.