Empresarios ven bondades en reforma hacendaria; aduaneros la rechazan

Representantes de agentes aduaneros y de cámaras de comercio señalaron que en la propuesta de reforma hacendaria existen cosas buenas, como la eliminación de los impuestos Especial a Tasa Única (IETU) y a Depósitos en Efectivo (IDE), porque simplifica la carga administrativa.

Empero, consideraron que el impuesto adicional a la industria refresquera no es tampoco una solución a los problemas de salud que enfrenta el país, sino que afectaría la economía familiar y a la industria refresquera.

En tanto, opinaron que la carga impositiva a los créditos hipotecarios podrían contraer a esa industria, ya que no sería de 16 por ciento, sino que alcanzaría hasta 20 por ciento.

Al continuar con las audiencias públicas sobre la reforma hacendaria, la Comisión de Hacienda y Crédito Público se reunió con dirigentes de agentes aduaneros y de cámaras de comercio, quienes manifestaron sus puntos de vista relacionados con la propuesta enviada por el Ejecutivo federal.

Humberto Portilla Luja, presidente de la Comisión Fiscal de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), indicó que, además de la eliminación del IETU y del IDE, es positivo que la propuesta del Ejecutivo plantee sanciones al uso indebido de comprobantes fiscales.

Sin embargo, consideró contradictorio para los contribuyentes y para la industria nacional aspectos como el gravamen a los dividendos, cuya tasa, en lo general, podría alcanzar hasta 47 por ciento, lo que a su parecer restaría competitividad al país.

Igualmente, consideró negativo dejar de deducir parcialmente la previsión social, pues al no tener la deducción de las aportaciones complementarias a fondos de jubilación y de pensión, se puede tener una pérdida neta para beneficio de los trabajadores.

Sobre el impuesto a los combustibles, alertó que restaría competitividad a los industriales.

En su oportunidad, representantes de agentes aduaneros manifestaron su oposición a la reforma a la Ley Aduanera, propuesta también por el Ejecutivo federal.

El presidente de la Comisión de Aduanas de la Canacintra, Guillermo Vidales, manifestó la preocupación del sector por la posibilidad de desaparecer a los apoderados aduanales y limitar a los agentes aduanales,

De acuerdo con el representante de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), ello generaría un caos y por consecuencia la proliferación de empresas fantasma, o que se propicien importaciones ilícitas con las cuales que no se podría competir.

Andrés Rohde Ponce, presidente de la Academia Internacional de Derecho Aduanero, sostuvo que la Ley Aduanera vigente es considerada a nivel mundial un marco jurídico facilitador al comercio internacional, pues con ella existe un eficiente control para la entrada y salida de mercancías.

Los movimientos aduanales de entrada y salida se llevan a cabo por lugares autorizados, los cuales son zonas aisladas y vigiladas, enfatizó.

Según Rohde Ponce, el proyecto del Ejecutivo vulnera ese control aduanero cuando propone que "a través de autorizaciones particulares basadas en eficiencia o facilitación se permita que las mercancías ingresen o salgan por cruces terrestres, aeropuertos privados y bahías marítimas, todos alejados de las aduanas y de sus controles.

A su vez, Víctor Gama Luna, presidente de la Confederación de Agentes Aduanales, cuestionó la propuesta del gobierno federal para eliminar la figura del apoderado aduanal y crear la de representante aduanal, sin que se precisen las características de esa nueva figura.

Subrayó la necesidad de regular la estructura aduanal en la reforma y contar con actores capaces, ya que su debilitamiento dificultaría el despacho de las mercancías.

El presidente de la Comisión de Hacienda, José Isabel Trejo, señaló que tras las exposiciones se detecta que si en este momento no hay reforma a la Ley Aduanera "no hay problema", lo cual, podría dar la oportunidad analizar la iniciativa del Ejecutivo con calma y transitar mientras las operaciones comerciales con la normativa actual.

Esa posición podría ser escuchada por la Secretaría de Hacienda que está en la disposición de diálogo, sin demerito de las cosas buenas que trae la iniciativa. "El objetivo es que todos los sectores involucrados en comercio exterior den su punto de vista", concluyó.