Considera diestro Silis oportunidad de oro confirmar en Plaza México

Como una oportunidad de oro puro y un sueño hecho realidad, calificó el torero capitalino Juan Luis Silis el poder lidiar en la ya cercana Temporada Grande 2013-14, en la Monumental Plaza México, para confirmar su alternativa.

Silis señaló que esta oportunidad es el justo premio a su esfuerzo y trabajo de varios años, en los que ha luchado para abrirse paso en esta complicada profesión y en la que desea con todas sus ganas en convertirse en alguien importante dentro de la fiesta brava.

"Estoy muy feliz, emocionado e ilusionado, el saber que confirmaré mi alternativa en la Plaza México, me llena de orgullo y satisfacción, tanto para mi como para mi equipo, apoderado y sobre todo para mi familia, que siempre me ha apoyado en las buenas y en las malas", señaló.

Dijo que confirmar en la Monumental Plaza México, será para él poder cumplir con un sueño muy anhelado, algo por lo que siempre ha trabajado, de ahí su enorme alegría y satisfacción.

"Voy a llegar al máximo de mi preparación, confirmar en la México es un sueño hecho realidad, estoy muy agradecido con la empresa y con todos los que han confiado en mí, no los voy a defraudar", aseveró.

Alumno destacado del desaparecido torero-charro de La Viga, Mariano Ramos, Juan Luis Silis se dijo muy mentalizado para afrontar este compromiso y a partir de ahí, comenzar un nuevo camino lleno de éxitos para su carrera.

"Será sin dudas la tarde más importante de mi carrera, por eso voy a llegar al máximo de mi preparación, voy por todo el premio completo y sólo le pido a Dios, que me auxilie en esa tarde", consideró.

Juan Luis Silis fue anunciado para lidiar en la Temporada Grande 2013-14, el próximo 15 de diciembre, en lo que será la novena corrida, al lado del diestro tlaxcalteca Rafael Ortega, quien se despedirá de la afición y del español Juan José Padilla, con toros de la dehesa de Los Cués.

El joven diestro capitalino tomó la alternativa el 21 de marzo de 2009, en la Plaza de Apizaco, Tlaxcala, de manos de su maestro y padrino Mariano Ramos y testimonio de Rafaelillo, con el toro "Garrotero" de la dehesa de Gómez Valle, en una tarde en la que cortó dos merecidas orejas.