Carece infraestructura carretera de SCT de seguros

La infraestructura carretera que opera la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) no está asegurada, debido a que desde la pasada administración se dejó de licitar esta cobertura por temas de presupuesto.

El director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Recaredo Arias, argumentó que la falta de una cobertura de este tipo impacta de forma importante en los recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden).

Al destacar que algunas autopistas privadas sí tienen seguro, el directivo hizo un llamado a las autoridades a que vuelvan a licitar esta cobertura para las carreteras.

"Ahora va a salir más caro el seguro después de este evento, y que se aseguren, porque esto va en detrimento de los recursos del Fonden". Lo anterior, continuó, reduce los recursos para atender otro tipo de necesidades de la población, por lo que "todo el sector de telecomunicaciones debe contar con su seguro para no gravitar sobre los recursos del Fonden en este tipo de eventos".

"La parte de infraestructura carretera que le corresponde a la SCT es la que no está asegurada, porque la dependencia no ha contratado desde la administración pasada ese seguro", insistió.

Según explicó, el gobierno dejó de asegurar las carreteras por buscar una racionalización presupuestal, "que nosotros consideramos que es una racionalización mal entendida, porque al transferirse esos riesgos a unas aseguradoras pues no pasa lo de ahora que se llevan una parte muy importante de los recurso del Fonden".

Destacó que la última licitación en la materia fue declarada desierta, porque las condiciones que se establecieron no fueron atractivas para las aseguradoras.

"El seguro con SCT se licitó una vez el año antepasado, otra vez el año pasado y nosotros tuvimos muchas reuniones con la Secretaría, porque desafortunadamente en la manera en que estaba diseñada la licitación no daba toda la seguridad y la garantía para las aseguradoras", argumentó.

Añadió que las condiciones de la licitación incluían algunas cláusulas no muy claras que ponían en riesgo a las aseguradoras de tener que pagar daños no bien especificados dentro de la licitación.