Estadio Nacional de Brasilia llega a la etapa final de su remodelación

En el Estadio Nacional de Brasilia "Mané Garrincha", mismo que recibirá el partido inaugural de la Copa Confederaciones, ya se comenzó a colocar el césped natural con un retraso de casi dos semanas, de acuerdo al calendario original de la FIFA.

Según informes del gobierno del Distrito Federal de Brasilia, la instalación del campo quedó lista este martes, luego de la demora que se sufrió por los problemas que ocasionaron las lluvias de abril en el drenaje.

El calendario original, consistía en la instalación de la grama, desde el 18 de abril, con la idea de que estuviera lista para un evento conmemorativo de la fundación de Brasilia, programado para el 21 de abril, sin embargo, se aplazó por las lluvias que generalmente finalizan en marzo.

Claudio Monteiro, secretario responsable de preparativos del Mundial en la zona del Distrito Federal, aseguró que el césped colocado no tendrá problemas con la acumulación de agua, pues se realizó un procedimiento especial para que esto no ocurriera.

Igualmente, es un césped ya autorizado por la FIFA, que además, se está regando y tratando con fertilizantes y abono para los encuentros de estreno.

En cuanto a la colocación, Monteiro expresó que se cambió la forma de ponerlo, puesto que tuvieron la oportunidad de ver los errores en otros sitios y no los quieren repetir en Brasilia.

"Aquí no tendremos problemas de funcionamiento del sistema de drenaje, ni inundaciones, porque no mezclamos pasto sintético y natural, que dificulta el drenaje", agregó el secretario Monteiro.

El Estadio "Mané Garrincha", albergará la apertura de la Copa Confederaciones el próximo 15 de junio, con el juego de Brasil ante Japón, en 2014 contará con siete encuentros del Mundial de la FIFA.

Mientras tanto, el estadio debe estar listo para su prueba inicial el 18 de mayo, fecha en que se celebrará la final del Campeonato del Distrito Federal, para este evento, se abrirá el aforo al público a sólo el 20 por ciento de su capacidad.

Una semana después, el Estadio Nacional de Brasilia, recibirá el partido de apertura del Campeonato Brasileño entre Flamengo y Santos, en esta ocasión, se abrirán las puertas a 70 mil asistentes, el 100 por ciento de su capacidad.