Dotes físicos de los bailarines, marca del Ballet del Teatro Mariinsky

Yuri Fateyev, director artístico del Ballet del Teatro Mariinsky, aseguró esta tarde que, obviamente, una buena actitud y una buena calidad no son suficientes para pertenecer a esa agrupación artística. "El ballet es arte visual, espectáculo plástico, por eso es muy importante prestar atención al exterior del bailarín y al conjunto de sus dotes físicos".

En el segundo plano de exigencias para aceptar un nuevo miembro del ballet, el reconocido director mencionó que está la institución de donde es egresado el aspirante. "Les hago un examen académico, plástico y, si corresponde a los cánones poéticos y visuales que el Ballet del Teatro Mariinsky demanda, son aceptados, de otra manera no", añadió.

Entrevistado por Notimex en ocasión de la gira que del 17 al 22 de octubre va a realizar a México, luego de una década desde su última visita, el controvertido por exigente maestro dijo no descartar la posibilidad de tener en sus filas a un mexicano o al menos a un latinoamericano, pues conoce la alta calidad de los bailarines y coreógrafos mexicanos.

"En cada visita a México, el Ballet del Teatro Mariinsky comparte experiencia con la Compañía Nacional de Danza, a través de sus clases y ensayos. Yo vine hace 20 años al país y encontré bailarines espléndidos; hace 10 que regresé, ya había cosas mejores y seguramente en mi posterior visita a la de octubre voy a ver nuevos avances en la materia", aseguró.

Respecto a la gira por México, adelantó que el internacional Ballet del Teatro Mariinsky, antes conocido como Ballet Kirov, realizará su cuarta temporada en el Auditorio Nacional, del 17 al 22 de octubre, con dos producciones: "El Corsario" y "Grandes Ballets Rusos", después de 10 años de ausencia en los escenarios de la República Mexicana.

"El Corsario" ofrecerá funciones del 17 al 19 de octubre y "Grandes Ballets Rusos" ("Las Sílfides", "Petrushka" y "Sherezada") del 20 al 22, detalló vía telefónica desde algún punto del Continente Europeo, para enseguida invitar a los mexicanos a asistir "porque no volveremos dentro de una, sino dentro de varias décadas".

Sobre las particularidades del espectáculo, diseñado para la visita a México, mencionó que "se trata de una gira única porque cada espectáculo nuestro es una función sin igual, nunca se repite. Es una ley del teatro, algo mágico que el público conocedor sabe distinguir: Si hoy ofrecemos una función y otra más mañana, ambas serán totalmente diferentes".

Consecuentemente, el maestro recomendó al público mexicano asistir a esta oportunidad única porque "El Corsario", dijo, "es un espectáculo de todos los tiempos y para todos los públicos" y "Grandes Ballets Rusos", puso en relieve, "está compuesto por grandes obras maestras de los principales coreógrafos del Siglo de Oro del ballet ruso; son espectáculos de gran valor estético".

Más adelante y al ver en retrospectiva, Yuri Fateyev explicó que el Ballet del Teatro Mariinsky fue renombrado como Ballet Kirov durante los años del régimen soviético, en honor a un destacado general bolchevique. A la caída del comunismo, el teatro retomó su nombre original en 1992, volviendo a ser el Ballet del Teatro Mariinsky, hasta hoy.

En el mismo contexto, mencionó que el Ballet Kirov del Teatro Mariinsky cuenta con 273 años de historia y este año presenta en San Petersburgo su temporada número 230. "Nos hemos presentado en los principales teatros de los cinco continentes", dijo y recordó que 115 mil espectadores asistieron a verlo en sus visitas a México en 2001, 2002 y 2003.

"Para la gira 2013 por México irán 110 bailarines con una producción desde Rusia en cinco contenedores marítimos de 40 toneladas cada uno. Además, 80 músicos conformarán la orquesta dirigida por uno de los directores del Teatro Mariinsky, y requeriremos de cinco días para el montaje en el Auditorio Nacional; habrá más de 350 cambios de vestuario".

Sobre el programa, destacó más adelante que "El Corsario", ballet en tres actos con prólogo y epílogo, está basado en el poema del mismo título, de Lord Byron. Se montará con música de Adolphe Adam, Cesare Pugni, Léo Delibes, Ricardo Drigo y Pavel Oldenbourg sobre una coreografía de Piotr Gusev basada en la original de Marius Petipa.

Se trata, acotó, de un ballet ligero y emotivo, cuya historia contiene los elementos ideales para deleitar a todo tipo de público. Con destellos cómicos y una narrativa de acción. Lleva al espectador desde un dramático naufragio hasta los mercados de esclavos, y desde los lujosos palacios hasta las oscuras cavernas de piratas.

Respecto a los "Grandes Ballets Rusos", explicó que se trata de un programa triple conformado por tres de las más famosas obras cortas coreografiadas por Mikhail Fokine para Les Ballets Russes de Sergei Diaghilev: "Las Sílfides", "Petrushka" y "Sherezada", obras maestras de rancia tradición y fuerte arraigo en el gusto del público universal.

"Las Sílfides" es un ballet de estilo romántico, delicadamente poético y sin narrativa, creado por Mikhail Fokine para Les Ballets Russes de Diaghilev.

Originalmente llamado "Chopiniana", por tener música de Federico Chopin, pasó a ser conocido como "Las Sílfides" por el tipo de vestuario, el cual recuerda al tutú romántico que utilizaba Maria Taglioni en "La Sílfide", refirió.

De "Petrushka", dijo que es un ballet en un acto considerado como una de las creaciones más importantes de Les Ballets Russes, "La música es reconocida como una de las piezas más destacadas de Stravinsky, mientras que la coreografía es una de las mejores de Fokine. 'Petrushka' ofrece una mirada a la vida pública de la Rusia de principios del siglo XX", apuntó.

Finalmente, de la trama de "Sherezada" expuso que está tomada de "Las mil y una noches". El papel de "Zobeida" fue concebido para que Ida Rubinstein pudiera desplegar toda su belleza y habilidad dramática. "El vestuario y la escenografía son una de las joyas heredadas a la historia de la danza por Les Ballets Russes", concluyó el entrevistado.