Contingencia no ha terminado porque continúan las lluvias: Peña Nieto

La contingencia no ha terminado y el pronóstico del clima para los próximos días es que siga lloviendo intensamente, dijo el presidente Enrique Peña Nieto, al llamar a los ciudadanos a que continúen aportando toda la ayuda solidaria posible para los damnificados.

Luego de recorrer los seis centros de acopio instalados en el Zócalo capitalino donde se han reunido casi 600 toneladas de ayuda ciudadana, el Ejecutivo federal bromeó y pidió a "San Pedro que ya cierre la llave" para poder emprender el largo proceso de reconstrucción.

Acompañado de su esposa, Angélica Rivera y del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, Peña Nieto recibió durante su recorrido una explicación detallada de la organización y funcionamiento de estos magno eventos de acopio.

Ahí fue informado de la forma en que se lleva el registro de toda la ayuda recibida y del plan logístico de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) para distribuir la ayuda a los puntos donde más se necesita.

Los responsables de los centros de acopio de las secretarías de Marina, Sedena, de Gobernación, así como de la Policía Federal y de varias dependencias del gobierno capitalino le informaron del trabajo realizado y destacaron la participación de los voluntarios de la sociedad civil para clasificar y empaquetar las despensas que se envían a las zonas de desastre.

En nombre de los mexicanos en desgracia, pero beneficiados por la solidaridad de la ciudadanía, el primer mandatario agradeció a todos aquellos que han hecho una aportación independientemente de su magnitud.

Afirmó que gracias al esfuerzo institucional y al apoyo ciudadano todas las personas refugiadas en albergues están recibiendo la alimentación y elementos básicos y la continuarán recibiendo mientras dure la contingencia.

Al término del recorrido, en declaraciones a los medios, el Ejecutivo federal dijo que los recursos del país son suficientes para enfrentar los efectos que han dejado las intensas lluvias por lo que no se ha sopesado la eventualidad en solicitar ayuda externa.

Después de recordar que este mes de septiembre ha sido el más intenso en lluvias en toda la historia nacional, pues ha caído una cantidad equivalente a 20 centímetros de lluvia en toda la República Mexicana, explicó que la fuerza del líquido ha impedido realizar las obras de mitigación de fondo más urgente debido a lo cual la atención se centra todavía en las necesidades de las personas.

Será necesario esperar a que baje un poco más el caudal de los ríos y disminuya la precipitación para poder cuantificar con más detalle la amplitud de los daños y el costo necesario para resarcirlos, subrayó.

En estas condiciones el presidente Peña Nieto reiteró su llamado a la sociedad civil y a los responsables de las instituciones a mantener la ayuda para los damnificados en las diferentes zonas del país.

Dio a conocer que precisamente por las malas condiciones del clima tuvo que suspender las giras programadas para atender personalmente a los damnificados aunque prometió retomar estas tareas en cuanto el clima lo permita.