Semar mantiene trabajo eficiente en centros de acopio

La Secretaría de Marina ratificó el trabajo profesional de sus elementos para el acopio de la ayuda donada por los ciudadanos, y llamó a ratificar el voto de confianza de que toda será enviada y distribuida entre la población damnificada.

El capitán de navío Carlos Gorraez Meraz, responsable del macrocentro de acopio que la institución abrió en el Zócalo capitalino desde el 19 de septiembre, aseguró que se trabaja con eficiencia para responder a la admirable y motivante solidaridad mostrada por los capitalinos.

Entre la incesante actividad que implica recibir, clasificar y empaquetar las toneladas de ayuda que diariamente llegan a la plaza central del país, dijo que el centro de acopio se mantendrá en funcionamiento hasta nueva orden, es decir, hasta que los mandos superiores decidan que ya pasó la emergencia.

Por lo pronto, agregó, el personal de Marina asignado a este centro de acopio mantendrá el ritmo de trabajo que les ha permitido hasta ahora distribuir 62 toneladas de ayuda aportada por los habitantes del Distrito Federal, que han sido enviadas principalmente a Guerrero.

En entrevista con Notimex, el capitán Gorraez explicó que la experiencia dejada por hechos similares ocurridos en años anteriores ha permitido que, en esta ocasión, la coordinación horizontal y vertical con otras instancias y niveles de gobierno sea más eficiente y fluida.

Toda la ayuda reunida en los diferentes centros de acopio instalados en el Zócalo es distribuida por personal de Ejército mexicano por las vías aérea y terrestre, una vez que las carreteras fueron reabiertas.

Reiteró que es el gobierno federal, en coordinación con el resto de las instituciones y dependencias que trabajan en este periodo de urgencia, el que decide a dónde canalizar la ayuda recolectada.

Asimismo, que los ciudadanos deben tener confianza de que toda la ayuda llegará directamente a quien realmente la necesita, y que ese es el compromiso de la Secretaría de Marina, subrayó el responsable del macrocentro de acopio.

Gorraez Meraz reconoció que esta labor es una medida reactiva pero que fue necesario aplicar, ya que la fuerza de la naturaleza en esta ocasión desbordó las prevenciones y los mecanismos de alerta temprana de los que dispone la Secretaría de Marina.