Marchan obreros de construcción y empleadas del hogar en Perú

Unos dos mil trabajadores de la construcción civil y empleadas del hogar salieron hoy a las calles de la capital peruana a reclamar sus derechos, que se respete su jornada laboral de ocho horas y se les dé beneficios sociales.

En una primera movilización, unos mil 500 albañiles marcharon por las calles del centro de Lima hacia Plaza Dos de Mayo, como parte de un paro nacional de 24 horas, convocado por la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP).

Los manifestantes marcharon unos cinco kilómetros y al grito de "diálogo, diálogo" reclamaron que el Ministerio del Trabajo intervenga para que las empresas que los contratan les paguen horas extras y respeten la jornada de ocho horas.

En todo el país paralizaron sus actividades unos 350 mil afiliados a la CGTP, afirmó Mario Buenaventura, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Construcción Civil.

La protesta es por la desprotección de los trabajadores y debido a que el gobierno no realiza un suficiente número de obras que permita la generación de empleos para el sector de construcción, indicó el dirigente en diálogo con periodistas.

A su vez, unas 500 mujeres que se dedican a labores domésticas marcharon para pedir la protección del gobierno y que se acate el convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que garantiza derechos laborales plenos.

Consideraron, a través de pancartas, que de darse esa protección los beneficiados serán más de medio millón de familias que reciben los servicios domésticos, ya que tendrían a personal en mejores condiciones y disposición para trabajar.