Exhibe Egoyan en San Sebastián la maldad inimaginable con "Condenados"

El cineasta armenio-canadiense Atom Egoyan presentó hoy su película "Condenados" (Devil's Knot), que muestra la maldad más inimaginable, y con la que compite por la Concha de Oro en la 61 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, norte español.

En conferencia de prensa en el emblemático Kursaal, sede del certamen, señaló que "elegí este caso porque es tan misterioso, no puedes diseñar un caso a nivel dramático que pudiera ser tan casi imposible de resolver".

Apuntó que "de todos los crímenes con los que me he topado, éste parece ser el que más molesta, el espacio donde parece que se llevó a cabo no resulta creíble, la gente tenía que haber escuchado u oído algo; hay algo sobrenatural".

"Condenados" es un inquietante filme de misterio basado en un caso real sobre tres niños que son asesinados en un pequeño pueblo.

La policía identifica a tres adolescentes, que serán conocidos como "Los tres de Memphis", como los autores del crimen durante un ritual satánico, pero la verdad puede ser aún más terrible cuando la madre de uno de los asesinados y un investigador privado comienzan a sospechar que las cosas no son como parecen.

Egoyan insistió en que "cuando fui a Memphis y vi la escena del crimen, me pareció todo más inquietante".

"Lo que más me atrajo de esta historia real es que yo, que siempre me invento mis historias, no podía imaginar algo así, es el misterio más extremo de asesinato que conozco, tres niños muertos de esa manera tan visceral y sin una resolución concreta", expresó.

El cineasta, quien ha tenido dos nominaciones en los Oscar por su película "El dulce porvenir" (1997) y fue reconocido por cintas como "Exótica" (1994), "El viaje de Felicia" (1997) o "Chloé", remarcó que su película no juzga lo que pasó.

"Hay una injusticia que está clara, en la que no profundizo porque es bastante obvia, todo el mundo sabía que estos adolescentes eran inocentes; me interesaba mucho más la forma en que la película permite observar todo lo que ocurre en ese pueblo y lo que no ocurrió hace 20 años", afirmó.

Sobre los protagonistas de la película, Reese Whiterspoon y Colin Firth, indicó que ella representa el espíritu del sur, entiende al personaje y puede conectar con esa comunidad, mientras que Firth "tiene un talento único para comunicar ese sentido de inteligencia un poco retorcida con empatía".

Atom Egoyan ha sido distinguido con premios prestigiosos como el Grand Prix de Cannes y dos nominaciones al Oscar por The Sweet Hereafter (El dulce porvenir, 1997), y el de Libertad de Expresión de la Asociación Nacional de Críticos de Estados Unidos por Ararat (2002), mostrada en Cannes fuera de competencia.

Otras películas suyas son "Family viewing" (1987), "The adjuster" (1991), "Exótica" (1994), "Felicia's journey" (El viaje de Felicia, 1999), "Where the truth lies" (2005) y "Adoration"; estas tres últimas concursaron en Cannes.

"Chloe" (2009) inauguró en competencia el Festival de San Sebastián de ese año.