Califica Obama de "irresponsables" a legisladores republicanos

El presidente estadunidense Barack Obama sostuvo hoy que la decisión de algunos republicanos de condicionar la elevación del techo de la deuda nacional al aplazamiento de la ley de Salud Asequible es una "total irresponsabilidad".

Obama, cuyo 43 por ciento de popularidad, la cifra más baja desde marzo de 2012, sostuvo que si los republicanos deploran la ley de salud deben recurrir a los canales democráticos, pero no a la politización de la estabilidad económica del país.

"Por eso tenemos elecciones (...) no nos vamos a sujetar a este tipo de total irresponsabilidad. El Congreso debe pagar sus cuentas a tiempo. El Congreso debe dejar de gobernar de crisis a crisis", dijo en el Colegio Comunitario del Condado de Prince George, Maryland.

El Departamento del Tesoro notificó al Congreso que Estados Unidos quedará sin capacidad de endeudamiento el 17 de octubre a menos que se alcance un acuerdo sobre el techo de la deuda de 16.7 billones de dólares.

Autoridades hacendarias estadunidenses estimaron que el país tendrá para esa fecha apenas 30 mil millones de dólares en efectivo.

Pero el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes presentó este jueves un plan para retrasar un año la implementación de la Ley de Salud Asequible, a cambio de lo cual aprobarían un aumento del tope de la deuda nacional.

"Le pedimos al presidente que se siente a negociar con nosotros, que Harry Reid (líder de la mayoría demócrata del Senado) se siente con nosotros y resolvamos el problema", planteó el republicano por Virginia, Eric Cantor, el número dos del liderazgo conservador.

El nuevo plan republicano salió al paso de un intento inicial de condicionar la operación del gobierno federal a partir del 1 de octubre, a una eliminación del financiamiento a la Ley de Salud Asequible, conocida como Obamacare.

Sin embargo, Obama envió el mensaje a los republicanos que el tema de las obligaciones financieras de Estados Unidos no es negociable.

"No negociaré nada cuando se trata del crédito de Estados Unidos (...) esto no tiene que ver con la suerte de un partido. No es un asunto de política. Se trata del futuro del país", indicó.

A menos que se dé un acuerdo entre la Cámara de Representantes y el Senado, Estados Unidos quedará sin fondos para la operación del gobierno el 1 de octubre y en insolvencia financiera el 17 de octubre.

Encuestas recientes coincidieron en que, en caso de una parálisis del gobierno federal, el público estadunidense culparía de manera mayoritaria a los republicanos del Congreso.