Revela Rusia detalles sobre otro ataque químico en Siria

El gas sarín utilizado en el ataque químico del 21 de agosto pasado cerca de Damasco fue hecho de manera artesanal y es idéntico al empleado en marzo, supuestamente por rebeldes, en la ciudad de Alepo, afirmó el canciller ruso Sergei Lavrov.

En una entrevista al diario estadunidense "Washington Post", publicada este jueves y difundida por la prensa rusa, Lavrov reveló detalles de una investigación que Rusia ha efectuado sobre otro supuesto ataque químico.

En relación con el incidente en Alepo el 19 de marzo, cuando Naciones Unidas (ONU), no respondió a una solicitud del gobierno sirio de enviar inspectores para llevar a cabo una investigación, Rusia llevó a cabo su propia investigación, y tiene resultados reveladores, explicó Lavrov.

"La principal conclusión de aquella investigación fue que el gas sarín usado era artesanal, y también tenemos pruebas de que el 21 de agosto se utilizó el mismo sarín, pero con una concentración más alta", indicó, ministro ruso, según un reporte de la agencia informativa rusa Novosti.

A fines de marzo pasado, el régimen del presidente sirio solicitó a la ONU abrir una investigación sobre el supuesto usos de sustancias tóxicas en un ataque cometido por fuerzas rebeldes en un suburbio de Alepo, que dejó 25 muertos y 110 heridos.

Sin embargo Naciones Unidas no respondió a la solicitud y los rebeldes negaron toda su responsabilidad en el ataque y acusaron a las fuerzas gubernamentales sirias de haber utilizado un misil 'Scud' cargado de agentes tóxicos, hasta ese entonces indeterminados.

En su entrevista, al diario estadunidense, Lavrov dijo que entregó al secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, las pruebas de la participación de la oposición rebelde en el ataque químico de agosto, que dejó más de mil 400 muertos, más de 400 eran niños.

"Hay evidencias, y muy buenas, que demuestran que los insurgentes participaron en el ataque químico", afirmó Lavrov, tras asegurar que Estados Unidos ya tiene en sus manos esta información, que también está disponible en Internet.

Entre las prueban estarían incluidos, los informes de varios periodistas en los que los combatientes rebeldes habrían reconocido que algunos cohetes y municiones que tenían eran inusuales, provenientes de algún país extranjero y que no sabían cómo usarlos.

Lavrov recordó que en Ginebra, cuando el 14 se septiembre pasado alcanzó un acuerdo con Kerry para el desarme químico de Siria, se acordó que se tomaría "muy en serio" cualquier violación de las obligaciones derivadas de la Convención sobre Armas Químicas.

"Cualquier uso de armas químicas por cualquier persona en Siria o cuestión serían llevadas al Consejo de Seguridad bajo el Capítulo VII", dijo en alusión a la Carta de las Naciones Unidas, que contempla el uso de la fuerza.

El uso de la fuerza contra Siria ha quedado en suspenso en las últimas semanas después del acuerdo alcanzado el día 14 por Rusia y Estados Unidos para poner todas las armas químicas de Siria bajo control internacional para eliminarlas a más tardar a mediados de 2014.