Exhibe el Estanquillo obra del caricaturista Miguel Covarrubias

El trabajo de uno de los más importantes caricaturistas nacionales de todos los tiempos, Miguel Covarrubias (1904-1957), un artista que supo combinar la tradición gráfica del país con la vanguardia artística de su tiempo: la pintura abstracta, se presenta en la exposición "Covarrubias, imágenes de un mexicano universal".

La muestra, inaugurada anoche en el Museo del Estanquillo, está integrada por 125 piezas del citado recinto, de colecciones particulares y de la Biblioteca de México.

Bajo la curaduría del caricaturista Rafael Barajas Durán "El Fisgón", la exhibición presenta dibujos a lápiz y a tinta china, acuarelas y litografías, así como las primeras ediciones de las publicaciones más reconocidas de Covarrubias.

Entre ellas las ilustraciones que hizo para la reedición de "El descubrimiento y conquista de México, 1517-1521", de Bernal Díaz del Castillo (1492-1585), y para el clásico relato de Harriet Beecher Stowe (1811-1896), "La cabaña del tío Tom".

Para "El Fisgón", Covarrubias fue uno de los artistas fundamentales de México, "uno de los señores que conjuntan el arte moderno y la tradición de la caricatura clásica del país".

La obra del artista, expresó, "es de lo más moderno que hay, porque tiene una capacidad de síntesis extraordinaria, y creo que es la quintaesencia de la caricatura nacional.

"Él logró sintetizar los rasgos de una persona en el menor número de trazos posibles, y la verdad eso implica un esfuerzo de abstracción muy importante", consideró.

De acuerdo con el cartonista, "Covarrubias, imágenes de un mexicano universal" es una exposición íntima, con piezas de pequeño formato que dan una visión integral de lo que fue su universo fantástico.

"Era un gran viajero, con gusto por la antropología, la caricatura, el arte y la danza, y todo esto se refleja en la muestra", abundó.

La exposición además desglosa de manera analítica las propuestas gráficas de "El Chamaco", que van del retrato satírico y la caricatura que hizo de varios intelectuales y reconocidos personajes de su tiempo en México, así como de sus primeros trabajos realizados en Nueva York para la revista "Vanity Fair" y para su primer libro "El príncipe de Gales y otros americanos famosos".

También, se observan dibujos esenciales de la trayectoria de Covarrubias, que fueron los que llevó a cabo en Harlem y dieron pie a la que muchos consideran su obra cumbre, "Negro Drawings".

De igual manera, se presenta su faceta viajera en recónditos lugares como Bali y China, además de su contribución para el estudio del arte prehispánico de México y de las costumbres del Istmo de Tehuantepec.