Condena Napolitano amenazas de Berlusconi contra gobierno italiano

El presidente italiano Giorgio Napolitano calificó hoy como "absurdas" las denuncias de que la posible expulsión del Parlamento del ex primer ministro Silvio Berlusconi (condenado por fraude fiscal) sería un "golpe de Estado".

En una nota, el mandatario reaccionó duramente a la decisión del derechista Partido del Pueblo de la Libertad (PDL), que el miércoles en la noche amenazó por enésima ocasión con retirarse del gobierno en caso de que su líder sea expulsado del Senado en una votación prevista para el próximo 4 de octubre.

"Es absurdo denunciar un golpe de Estado contra el PDL", dijo Napolitano, quien llamó a ese partido a expresar su apoyo a Berlusconi pero sin afectar al Parlamento.

También exigió poner fin a las presiones de esa formación política sobre su persona para que disuelva las cámaras y llame a nuevas elecciones.

"Las sentencias se deben respetar", dijo, además, en relación a la condena definitiva contra Il Cavaliere a cuatro años de prisión por fraude fiscal, emitida el pasado primero de agosto por la Corte Suprema.

Napolitano reaccionó a la amenaza del PDL de que sus parlamentarios y ministros del gobierno de coalición de Enrico Letta renunciarán en masa en caso de que Berlusconi sea expulsado del Senado en cumplimiento de la ley Severino, quien prevé ello para los condenados a más de dos años de cárcel.

En una reunión de esa formación política mantenida el miércoles por la noche, Berlusconi se presentó nuevamente como un "perseguido" por la justicia, que no duerme "desde hace 55 días", es decir, desde que fue condenado en vía definitiva.

Según los medios, el ex primer ministro también denunció que existe la posibilidad de que sea arrestado en el marco de los otros juicios abiertos en su contra por corrupción, concusión y prostitución de menor.

"No puedo sino definir como inquietante el anuncio de la dimisión en masa del Parlamento de todos los electos por el PDL. Ello configuraría el intento, o produciría el efecto, de golpear en sus raíces el funcionamiento de las cámaras", dijo Napolitano.

"No menos inquietante sería el propósito de cumplir ese gesto con el fin de ejercer una presión extrema sobre el jefe de Estado para la disolución de las cámaras", agregó.

Según el mandatario, "no es necesario ni siquiera subrayar la gravedad y la absurdidad de referirse a un golpe de Estado o a una operación subversiva en contra del líder del PDL".

Dijo que "la aplicación de una sentencia de condena definitiva, establecida según las normas de nuestro ordenamiento jurídico por hechos específicos de violación de la ley, es un dato constitutivo del cualquier Estado de derecho en Europa, así como lo es la no interferencia del jefe de Estado o del primer ministro en decisiones independientes de la autoridad judicial".

De acuerdo con la prensa, Napolitano está "muy irritado" porque las amenazas contra el Ejecutivo se dieron mientras el primer ministro participa en Nueva York en la Asamblea General de la ONU.

El partido de Berlusconi sostiene, al lado del centroizquierdista Partido Democrático y de la centrista Lista Cívica, al gobierno de Letta.