Destaca cineasta argentina nivel de fotógrafos mexicanos en el cine

La cineasta argentina Victoria Galardi destacó hoy el nivel y la gran calidad de los fotógrafos mexicanos en la industria cinematográfica, al presentar en San Sebastián su película "Pensé que iba a haber fiesta".

Entrevistada por Notimex en el marco de la 61 edición del certamen cinematográfico, señaló que los fotógrafos mexicanos son cotizados en la industria y se manejan en un plano internacional de gran nivel.

"Pensé que iba a haber fiesta", protagonizada por la española Elena Anaya y la argentina Valeria Bertuccelli y con el mexicano Julián Ledesma en la fotografía, compite en la sección Horizontes Latinos del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

En el filme, Lucía (arquitecta) decide irse de vacaciones con su nueva pareja en Uruguay, y Ana, una de sus mejores amigas (actriz, soltera y unos años menor), es quien queda al cuidado de la gran casa a las afueras de Buenos Aires y de Abigail, la hija de 12 años que tuvo Lucía con Ricky, su ex marido.

En un encuentro casual e inesperado, Ana y Ricky descubren que se gustan y comienzan un intenso romance hasta el día en que regresa Lucía, lo que pone en conflicto la relación de las dos amigas.

Con tres películas en su haber, Galardi explicó que considera que hace cine de vínculos, "me interesan los vínculos, la gente, la familia, los amigos, la muerte, la amistad como conflicto".

"En todo lo vincular hay mucho material para escribir o al menos es lo que me interesa poder contar", dijo.

Sobre el tema de los celos en su más reciente cinta, explicó que "las ex parejas deberían ser gente libre, sobre todo si ella lo ha dejado como sucede en la película, pero hay vínculos y no es tan fácil desvincularse, hay sentimientos contradictorios en estas historias, eso es lo interesante".

La cineasta argentina expuso que estuvo como un año con el guión y de hecho se le empezaron a ocurrir las ideas cuando estaba montando "Cerro Bayo" (2010), en la que su protagonista es la mexicana Adriana Barraza.

"Sabía que quería hacer una peli de verano, que ocurra entre las fiestas, en ese momento del año que es como medio raro. Se me empezaron a ocurrir cosas y las escribía. Yo disfruto mucho de ese momento antes de escribir, en el que piensas en los personajes y te imaginas lo que les va a pasar".

Sobre el momento que está viviendo el cine en Argentina, anotó que hay directores muy personales en lo suyo, muchos haciendo cosas diferentes, lo cual consideró muy bueno.

Subrayó que el llamado "nuevo cine argentino" fue genial y hubo una tendencia de reflejar temas de la dictadura en el cine, pero ahora se están haciendo cosas muy variadas, diferentes y es algo positivo.