Rechazan asilo para familia amenazada por el cambio climático

Un hombre nacido en Kiribati vio hoy rechazada su petición de asilo a Nueva Zelandia, pues si bien se aceptó que ese grupo de islas enfrenta un potencial desastre por el cambio climático, éste no le permite solicitar el estatus de refugiado.

El rechazo corrió a cargo del Tribunal de Inmigración y Protección, que argumentó que la sobrepoblación y la rápia urbanización que forman parte del cambio climático, impactan de manera1 negativa a Kiribati, pero no ponen en riesgo su vida.

Los atolones que forman este país de Oceanía, en total 33 de los cuales 21 están deshabitados, suman 811 kilómetros cuadrados sobre una superficie marítima de cinco millones de metros cuadrados, cuentan con mil 143 kilómetros de costas y el punto más alto sobre el nivel del mar tiene 81 metros de altura.

Las autoridades de Kiribati estiman que la subida del nivel del mar, que se atribuye al cambio climático, cubrirá el país hacia fines de este mismo siglo, obligando a sus actuales 100 mil habitantes a cambiar de lugar de residencia.

Una de las primeras medidas de previsión ha sido la negociación de la compra de un isla a la vecina Fidji, mientras varias decenas de kiribatenses ya han emigrado hacia otros países.

En octubre de 2011, con motivo del Día Mundial del Hábitat, la Organización de Naciones Unidas (ONU) advirtió que para 2050 podría haber 200 millones de desplazados por el cambio climático, muchos por el alza del nivel del mar, inundaciones o sequías.

Pero el Tribunal neozelandés estableció este jueves que no existe evidencia de que las condiciones ambientales amenacen la vida de "AF" -como se conoció al demandante- o de su fammilia, indicó un despacho de la Australian Broadcasting Corporation (ABC).

Por su parte el presidente de Kiribati, Anote Tong, dijo que percibe una sensación de "fatiga" sobre el cambio climático. Añadió que el mensaje sobre el tema ha sido repetido una y otra vez, pero se necesita que ahora siga la acción, declaró a Radio Australia.

Añadió que en algunos países el cambio climático sigue siendo un tema político, sin que haya una verdadera apreciación de que lo hoy en día, no en el futuro, enfrentan los países más vulnerables.