Examina director general de FAO producción alimentaria cubana

El director general de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, arribó hoy a Cuba en visita oficial de trabajo, informó un vocero de la organización.

El funcionario internacional llegó este jueves procedente de México y fue recibido en el aeropuerto internacional José Martí por el viceministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Orlando Hernández.

También acudió a la terminal aérea Theodor Friedrich, representante de la FAO en la Isla, agregó la fuente.

Durante su estancia, Da Silva sostendrá encuentros de trabajo con autoridades cubanas, sobre el estado de los programas relacionados con la seguridad alimentaria y las acciones en la lucha contra el hambre en el mundo, en especial en América Latina y el Caribe.

Mañana viernes, el director general de la FAO, de nacionalidad brasileña, ofrecerá una conferencia de prensa como parte de su programa de trabajo en Cuba, en la sede la Asociación Cubana de Naciones Unidas.

Da Silva visitó por primera ocasión a Cuba cuando ocupaba el cargo de director regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

Fue elegido director general de la FAO por la Conferencia de los países miembros de la Organización en junio de 2011, y su mandato, iniciado en enero de 2012, se prolongará hasta el 31 de julio de 2015.

Desde hace más de cinco décadas, la FAO ha desarrollado casi 200 proyectos para apoyar la seguridad alimentaria en Cuba, un país que importa alrededor del 80 por ciento de los alimentos que consume.

En 2012 el valor de las compras de alimentos de Cuba en el exterior ascendió a mil 700 millones de dólares y este año las autoridades temen que se eleve a unos dos mil millones.

Según funcionarios, la FAO asesora al gobierno cubano en planes de diversificación agrícola y control de la anemia mientras insta a los agricultores a elevar la producción de alimentos como un asunto de "seguridad nacional".

La producción continua deficiente en el país, a pesar de que desde 2008 el gobierno del presidente Raúl Castro inició el reparto de tierras ociosas en usufructo a agricultores privados.