Participará Ibero en reconstrucción de comunidades devastadas

La Universidad Iberoamericana (UIA) participará en la reconstrucción de una o dos comunidades del país que hayan sido devastadas por las recientes inundaciones, una vez que haya pasado la situación de emergencia, anunció el rector José Morales Orozco.

La ayuda se prestará en colaboración con la Universidad Loyola del Pacífico, institución de educación superior asentada en Acapulco, Guerrero, que forma parte del Sistema Universitario Jesuita (SUJ), al que pertenece la UIA explicó en un comunicado.

Enfatizó que aunque la solidaridad en estos momentos es muy importante, quizá sea más relevante evitar "olvidarnos de las familias que lo perdieron todo", lo que suele ocurrir una vez que de desastres de esa índole dejan de ser noticia de primera plana.

Por ello, llamó a estudiantes, profesores y personal administrativo y de servicio de esa casa de estudios a hacer un ajuste en sus presupuestos, personales y familiares, para dedicar una parte a expresar solidaridad con nuestros prójimos.

Para tal efecto se tiene planeado abrir una cuenta bancaria especial para recabar fondos, remarcó el rector, y aseveró que "no es sólo una exigencia del humanismo de nuestra universidad, sino también de nuestra inspiración cristiana, el ayudar a los más necesitados".

Planteó que por el momento esta muestra de solidaridad, más en obras que en palabras, se sigue expresando en la UIA con la recolección de víveres y otros artículos de primera necesidad que se están recabando en el centro de acopio instalado en la explanada del auditorio José Sánchez Villaseñor.

Detalló que hasta ahora se han recibido casi cinco toneladas de ayuda que serán enviadas este viernes a las zonas afectadas, para apoyar a una parte del millón de damnificados por Ingrid y Manuel.

En tanto, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) envió a Chilpancingo y a Acapulco, Guerrero, a 30 jóvenes brigadistas que valorarán daños en terreros, viviendas y edificios producto de las lluvias provocadas por Manuel.

El grupo de muchachos, perteneciente al Programa de Brigadas Multidisciplinarias de Servicio Social, está integrado por 11 ingenieros civiles, 12 arquitectos, tres geólogos, un geofísico y tres médicos.

En un comunicado, la casa de estudios dio a conocer que del 25 al 29 de septiembre el grupo llevará a cabo las evaluaciones y se sumará a la atención médica a los damnificados por las lluvias.

La ayuda enviada por el Politécnico contribuirá a valorar la situación en la que se encuentran el terreno, los socavones que se produjeron a raíz de las inundaciones y el estado que guardan las estructuras de vivienda y edificios ubicados en las ciudades mencionadas.

Las brigadas son coordinadas por la Dirección de Egresados y Servicio Social del IPN, y su objetivo es que los jóvenes politécnicos apoyen con sus conocimientos a todas aquellas personas afectadas por este desastre natural.

El fin de semana pasado, el Politécnico envió también una brigada a dos comunidades en la Huasteca Hidalguense y permanecerá en la zona hasta el viernes 27 para atender a personas afectadas por las lluvias torrenciales.