Notifican a yaquis de inicio de consulta sobre acueducto

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) notificó a los ocho pueblos de la etnia yaqui sobre la consulta a la etnia de la obra del acueducto Independencia.

El director adjunto de Igualdad y Derechos Humanos en Semarnat, Juan Pablo Gudiño Gual, indicó que con la culminación del proceso de notificación de la etnia, inicia formalmente la consulta que ordenó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

La SCJN resolvió el juicio de amparo en revisión 631/2012 que promovieron integrantes de la etnia yaqui porque no los tomaron en cuenta para el Manifiesto de Impacto Ambiental de la obra del acueducto Independencia, explicó.

El funcionario federal expuso que la notificación se llevó a cabo en las guardias tradicionales, porque así lo solicitaron las autoridades de la nación yaqui.

Señaló que acudieron a la guardia tradicional de la comunidad de Potam para atender la petición de algunas autoridades para aclarar algunas dudas sobre el procedimiento de la consulta.

"Estamos aquí para cumplimentar la resolución de SCJN que nos ordena escuchar a todas las expresiones de la nación yaqui, dentro del conflicto derivado por la construcción y operación del acueducto Independencia", dijo.

Gudiño Gual subrayó que "es compromiso irrestricto del gobierno federal el respeto a la igualdad y derechos humanos de todos los ciudadanos".

Estuvieron en la reunión Eustaquio Alvarez Buitimea, del pueblo de Belem; Jesús Castillo Suvau, de Rahum; Urbano Casillas Moroyoqui, de Vícam Pueblo; Gerardo Bacasegua Piña, de Potam; Felipe Choqui Moroyoqui, de Huirivis, y Faustino Ceviza Valencia, de Loma de Guamuchil.

Esas personas se ostentaron como autoridades tradicionales de los mencionados pueblos yaquis.

El gobierno de Sonora construyó el acueducto Independencia de la presa El Novillo a Hermosillo, para abastecer de 75 millones de metros cúbicos de agua por año a la capital del estado y la obra inició operaciones a finales de marzo pasado.

Integrantes de la etnia yaqui, así como productores agrícolas del sector social y privado del sur de Sonora, se opusieron a la construcción de la obra y ahora a su operación, porque consideran que afectará sus dotaciones de agua.