Califican de "pre reforma" a la propuesta hacendaria

La reforma hacendaria propuesta por el Ejecutivo no es la que se esperaba, pues no despetroliza las finanzas públicas, se recarga en los contribuyentes cautivos y no eleva la recaudación a niveles suficientes, sostuvo el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

El director general del CIEP, Héctor Villarreal Páez, calificó esta iniciativa como una "pre reforma" pues, aunque contiene elementos interesantes, su "foco rojo" es que no asegura la sostenibilidad fiscal de las finanzas públicas en el mediano y largo plazos.

"En el paquete económico encontramos un objetivo de corto plazo, hacer política fiscal contracíclica muy agresiva que permita sacar a la economía del bache y las prioridades se están enfocando por ahí", argumentó.

Al presentar el estudio "Implicaciones del paquete económico 2014", opinó que la propuesta de seguridad social, incluida como parte de la reforma hacendaria, hoy por hoy no tiene fondeo y será un reto hacerla viable a la luz de la transición demográfica que vive el país.

El directivo insistió en que la reforma presentada no es la esperada, pues sólo hace cambios a los impuestos y programas ya existentes y tiene un objetivo de corto plazo, ya que su prioridad es sacar a la economía del bache en el que se encuentra.

En su opinión, la propuesta de reforma a la seguridad social plantea la universalización de derechos, aunque no llegó acompañada del fondeo para sostener la pensión o el seguro de desempleo que plantea.

Villarreal Páez estimó que la reforma hacendaria esperada es aquella que incremente la recaudación de 7.0 a 8.0 por ciento de forma adicional, un mayor esfuerzo fiscal de los gobiernos estatales y ponerle un tope al crecimiento del gasto corriente.

Alertó que de 2006 a 2012, el crecimiento real de la deuda ha sido en promedio anual de 3.7 por ciento, mientras el Producto Interno Bruto (PIB) aumentó 1.3 por ciento en igual lapso, lo que significa que el gobierno se endeuda por encima del crecimiento económico registrado.

"Lo anterior nos lleva a deducir que las políticas fiscales aplicadas en el país no impulsan la economía de manera suficiente y el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, promovido con una perspectiva social, no contiene grandes cambios estructurales", reiteró.

Por su parte, el investigador asociado del CIEP, Ricardo Cantú, afirmó que el objetivo de la propuesta es hacer una política fiscal contracíclica, a través de un gasto público deficitario, pues el gobierno optó por no aplicar cambios a profundidad en materia fiscal que den mayor viabilidad a las finanzas del país en el largo plazo.

Con las modificaciones propuestas al IVA, refirió, como eliminar ciertas exenciones en transporte foráneo, educación privada, compra o renta a la vivienda y gravar a una tasa del 16 por ciento la zona fronteriza, los sectores sociales de menores ingresos aportarán menos respecto a los de mayores ingresos, pero las clases medias y altas serán las que resentirán los cambios.

El especialista del CIEP expuso que los ingresos petroleros reflejan una disminución marginal en su contribución en el PIB, al pasar de 7.6 por ciento en lo presupuestado en 2013 a 7.0 por ciento en 2014.

Ante ello, aseveró, la propuesta de la Administración Federal no despetroliza las finanzas públicas, ni tampoco busca ampliar de manera significativa los ingresos tributarios no petroleros.

En tanto, la investigadora asociada del CIEP, Sunny Villa Juárez, mencionó que del total del gasto público se sigue asignando un 76 por ciento a gasto corriente, y 23 por ciento a inversión, financiando con déficit actividades que no darán rendimientos en el largo plazo.