Mueren al menos 24 iraquíes en nueva jornada de violencia

Al menos 24 personas perdieron la vida hoy en varios ataques cometidos en Irak, mientras que el portavoz del Parlamento iraquí reconoció que la profunda crisis en el país es seria y pidió a los responsables revisar los programas de seguridad.

Los militantes utilizaron este miércoles morteros y al menos un coche bomba para atacar a miembros de la policía, del gobierno local y del Consejo General en Hawija, localidad situada a 230 kilómetros al norte de Bagdad, la capital iraquí.

Esos ataques costaron la vida a siete civiles, cuatro militantes y tres soldados, mientras que otras 22 personas resultaron heridas, informaron fuentes de seguridad.

Por separado, una familia de seis personas -incluida una abuela y tres niños- fueron asesinados en su casa en el noreste de Bagdad, mientras que la policía reportó la muerte de cuatro civiles en otros ataques en la nación musulmana.

La violencia en Irak ha aumentado a niveles de 2008 desde principios de este año, cobrándose la vida de más de cinco mil personas.

El adjunto del representante especial de Naciones Unidas (ONU) en Bagdad calificó la víspera a los asesinatos y a los ataques como "una limpieza étnica".

"El uso de la violencia y la intimidación por parte de grupos ilegales armados contra las comunidades, que han obligado a sus residentes a escapar, es inaceptable y constituye una clara violación de los derechos humanos", sostuvo.

El presidente y portavoz del Parlamento iraquí, Usama al-Nijaifi, condenó los ataques que han resultado en la muerte y heridas de miles de personas y advirtió que "una seria lucha sectaria" amenaza a Irak.

Añadió que la ausencia de una seguridad responsable y efectiva que proteja a los ciudadanos ha causado el deterioro de la situación, por lo que pidió a los responsables revisar los planes y programas de seguridad.