Analiza "Trino" los cambios de la piedra angular de la sociedad

La familia, como piedra angular de la sociedad, ha perdido mucho en las últimas cinco décadas. Los medios de comunicación, las redes sociales y la evolución natural del mundo le han hecho torcer valores básicos como la honestidad, aseguró esta tarde aquí el monero José Trinidad Camacho Orozco, mejor conocido como "Trino".

"Hay que enseñar a los hijos que las reformas que requiere el país no son del orden energético, educativo o laboral, sino que deben observar la forma en que se aplica la Biblia, comenzando por el precepto de no robar", añadió "Trino" en entrevista con Notimex, a propósito de su reciente libro "¡Viva la familia!... Pero bien lejos", en el que con humor ácido e inteligencia retrata a ese núcleo social.

Desde su perspectiva de monero extraordinario, padre de familia ejemplar y mejor ciudadano, el entrevistado destacó que él hace conciencia para que los niños de hoy se alejen del bullying. "En casa aconsejo a mis hijos que no sean parte de eso, ni como quien lo aplica ni como quien lo padece; les pido que sean honestos, que vivan con libertad sin libertinaje y que sean honorables".

En entrevista, Camacho Orozco (Guadalajara, Jalisco, 1961) subrayó que de acuerdo con lo que él ha vivido y observado, "la familia mexicana de los años 50 del siglo pasado ha cambiado bastante, hasta convertirse en lo que es hoy. Ese cambio ha sido tan lento como constante, sin embargo, de aquí a 10 años el cambio será fuerte y muy marcado respecto a lo que vivimos actualmente, vaticinó.

"Trino" es hoy, de cierta manera, el adulto que soñó ser cuando era niño. "Me dedico a lo que yo quería hacer desde criatura: Monos. Quería ser alguien como Walt Disney o como Matt Groening el dibujante, productor de televisión y escritor estadounidense creador de Los Simpson. Deseaba formar un equipo y crear una serie animada para llegar a toda la gente a través de la televisión".

A sus 52 años, el ganador del Premio Nacional de Periodismo en cartón político (2000) y del Premio "Pagés Llergo" (2006) dijo no saber si ya llegó hasta donde deseaba llegar. "Sé que tengo mucho para dar y bastante que hacer", subrayó con la perseverancia de Disney, autor de la frase "si lo puedes soñar lo puedes hacer", y el humor ácido y claridoso de Groening.

Respecto a "¡Viva la familia!... Pero bien lejos" explicó su esposa y mánager, Margarita, le sugirió que hiciera un libro sobre crianza, porque siempre había hecho obras coyunturales como el Bicentenario en 2010, el fin del mundo en 2011 y el de su personaje El Santos un año después, porque era el momento de la película.

"Me sonaba a algo como los libros de Rius, a quien admiro mucho, pero yo no soy tan bueno como para hacer una investigación profunda como las que hace él, o para meterme en los asuntos de la educación.

"Pensé en algo más ácido y más amplio, como la familia, porque aunque la escuela educa, son los padres quienes desde la casa forman a los hijos. Y sobre eso, puse manos a la obra", refirió el monero.

El resultado es un libro salpicado de referencias personales. Una suerte de espejo de su familia no sólo la primigenia con sus padres sino la de hoy en día, con su esposa, hijo de cinco años e hija de 14. "Hay que hablar con los hijos sobre el sexo, el alcohol y las drogas sin satanizar; es fundamental saber qué existe en el mundo, pero es bueno esperarse lo más posible para conocerlo".

El libro se puede leer en México, España, Perú, Venezuela, o cualquier país latinoamericano porque habla de la familia latina. Todo lector en castellano va a encontrar en estas páginas una o varias referencias que lo lleven a su familia, porque todos somos iguales. "Aquí, los hijos pueden vivir hasta los 40 años con sus padres, a diferencia de los gringos, que a lo s 18 los corren de la casa", comentó Trino.