Industria fitosanitaria cuestiona impuesto a plaguicidas

Gravar los plaguicidas como se propone en la reforma hacendaria tendrá efectos negativos en el sector agroalimentario del país, ya que aumentaría de manera "preocupante" la dependencia alimentaria del exterior, advirtió la Asociación Mexicana de la Industria Fitosanitaria (AMIFAC).

El organismo precisa en un comunicado que por tratarse de insumos necesarios para la producción de alimentos generaría un eventual aumento en el costo de los comestibles, y refiere que actualmente México ya importa casi 50 por ciento de lo que se consume.

Por ello, la Asociación exhortó a los diputados y senadores de la LXII Legislatura a trabajar en conjunto con la industria de protección de cultivos, para mantener una tasa de cero por ciento a los plaguicidas.

Destaca que un impuesto no generará una recaudación fiscal representativa para el gobierno federal, "pero, sin lugar a dudas, afectaría significativamente a los ingresos de los agricultores y a la calidad de vida de millones de mexicanos quienes tendrán que pagar más por los alimentos que consumen día a día".

Además de que el gravamen afectaría seriamente a más de tres millones de productores agrícolas del país, pero sobre todo a los más pequeños.

Este sector, dijo, resentirá en mayor medida el aumento de precios que estos productos registrarán como consecuencia del gravamen, mismo que rondará entre 6.0 y 9.0 por ciento.

La AMIFAC sostuvo que de acuerdo con indicadores estructurales de empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el sector primario tiene una población ocupada de 6.7 millones al primer trimestre del año, "y ante esta iniciativa de reforma se calcula que se perderían miles de empleos directos".

En este sentido, asegura que el aumento de precios como consecuencia de dicho gravamen propiciaría que los productores primarios queden totalmente expuestos a perder entre 30 y 40 por ciento de sus cosechas.

"Como industria de protección de cultivos estamos en favor de la sustentabilidad del país, sin embargo, consideramos que el llamado impuesto verde inhibe el uso de tecnologías modernas que son amigables con el medio ambiente".

Destaca que el llamado es para sensibilizar que sin la aplicación de productos para la protección de cultivos, los agricultores del país perderían 40 por ciento de su productividad.