Celebra Panamá 500 años de llegada de españoles al Océano Pacífico

Panamá celebró hoy 500 años de la llegada de los españoles al Mar del Sur (Océano Pacífico) con una verbena popular organizada por el gobierno y por criticas de los grupos originarios opuestos al festejo.

La presentación la noche del miércoles de artistas nacionales en un espacio de la Cinta Costera para cerrar con un espectáculo de fuegos artificiales será la principal actividad impulsada por el gobierno para celebrar la efeméride.

De acuerdo con historiadores, el 25 de septiembre de 1513, el español Vasco Núnez de Balboa, acompañado de una treintena de hombres entre ellos indígenas nativos del grupo Careta, subió al cerro "Pechito parado" para divisar desde ahí el Océano Pacífico.

La expedición salió desde el Caribe a principios de septiembre de 1513, en busca de confirmar los informes relacionados con riquezas abundantes de oro y tierra bañada por otro mar al otro lado de las montañas.

El historiador Omar Jaén planteó que con ese hecho empezó a escribirse "la historia global, universal".

"Antes de principios del siglo XVI solamente podía haber, cuanto más, historias continentales, nacionales, regionales o locales, parroquiales", indicó Jáen en un escrito sobre la trascendencia del avistamiento del Océano Pacífico.

Con el tiempo el istmo panameño "se convertirá en la primera base de la exploración, conquista y colonización de nuevas tierras americanas, especialmente en su vertiente del Pacífico, al principio el Mar del Sur. Un poco más tarde, también México y el Perú y hasta Chile tendrán la misma función", explicó.

En contraste con la historia oficial, el dirigente indígena Celeo Guerra, señaló que el avistamiento del Océano Pacífico por Balboa "significó el inicio del genocidio, del despojo de nuestras tierras, de nuestros recursos".

"Lamentamos que luego de 500 años, los pueblos originarios sigamos reclamando nuestras tierras, el derecho a usufructuar los recursos y exigiendo al Estado que respete a nuestras autoridades tradicionales", indicó Guerra.

Grupos indígenas acudieron el miércoles a manifestarse en contra de la celebración frente a la Estatua a Balboa, erigida sobre la avenida del mismo nombre, en la bahía capitalina.

A diferencia de lo que ocurre en España, donde Balboa no es conocido, en Panamá su nombre está presente en la vida diaria de los panameños, cuya moneda lleva también su nombre.

Además de la avenida, el monumento, una cerveza, teatros, calles, escuelas, barrios y edificios llevan el nombre de Balboa.