Encabeza Peña Nieto homenaje a policías que murieron en Guerrero

El fallecimiento de los cinco elementos de la Policía Federal en un accidente aéreo en el estado de Guerrero es "una profunda pérdida para México y para esa institución", declaró el presidente Enrique Peña Nieto durante una ceremonia luctuosa.

En el Monumento al Policía Caído, ubicado en el Centro de Mando de la corporación en Iztapalapa y donde se colocaron cuatro féretros flanqueados con arreglos florales, el mandatario también destacó la labor humanitaria llevada a cabo en los últimos días por personal de la Policía Federal, el Ejército y la Marina.

Los policías honrados murieron el 19 de septiembre, cuando se desplomó el helicóptero Black Hawk en el que llevaban víveres a la comunidad de La Pintada, en Atoyac de Álvarez, Guerrero, afectada por el paso de la entonces tormenta tropical Manuel.

Durante el acto destacaron la labor de los capitanes Enrique Briceño Martínez, de 57 años de edad, y Desiderio Rosado Zárate; de 43 años, piloto y copiloto, respectivamente.

Asimismo, del mecánico de vuelo José Ramón Peláez Prado, de 37 años de edad, y de los elementos de operaciones especiales Julio César Zarco Castro, de 29 años, e Isaac Escobar Bustamante, de 32.

Peña Nieto expresó a las familias de los fallecidos su "respeto y admiración" por la labor de quienes "no dudaron en dar un paso al frente" para auxiliar a la población de Guerrero en desgracia, a causa de los fenómenos hidrometeorológicos Manuel e Ingrid.

Detalló que hasta el momento los cuatro mil 888 efectivos de la Policía Federal que participan en las labores por esos desastres han rescatado a 938 damnificados y entregado 88 toneladas de víveres, con el apoyo de seis helicópteros y mil 700 patrullas.

En su oportunidad el comisionado nacional de Seguridad Pública, Manuel Mondragón y Kalb, destacó que los homenajeados participaron en el rescate de por lo menos 600 personas de la comunidad de La Pintada, hacia donde ya habían realizado varios vuelos.

Subrayó que "los hijos, los recién nacidos y uno que está por nacer" de los policías caídos "no quedarán en el desamparo", y que el apoyo a las familias es uno de los compromisos del gobierno federal.

El comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo, dio a conocer que los restos de Isaac Escobar no fueron colocados en el lugar de la ceremonia, debido a que hasta la mañana de este miércoles fueron localizados en el área donde se desplomó la aeronave, situación que se informó ya a sus familiares.

Al final de la ceremonia el presidente Peña Nieto; los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de la Defensa, Salvador Cienfuegos, y de Marina, Vidal Francisco Soberón; el comisionado nacional de Seguridad, Manuel Mondragón, y el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, montaron una guardia de honor.