Subraya ONU necesidad de investigación sobre crímenes en Sri Lanka

La Alta Comisionada de Naciones Unidas de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ACNUDH), Navi Pillay, advirtió al gobierno de Sri Lanka que de no recibir conclusiones de sus investigaciones sobre crímenes, se realizará una investigación.

En una declaración que leyó la Alta Comisionada adjunta Flavia Pensieri en nombre de Pillay ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU alentó al gobierno de Colombo a usar el tiempo hasta marzo de 2014 para mostrar "un proceso nacional creíble, con resultados tangibles".

De no recibir datos confiables por parte de Colombo, la Alta Comisionada advirtió que "la comunidad internacional tiene el deber de establecer sus propios mecanismos de investigación".

Es decir, que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU podría designar una Comisión de expertos independientes tal como la creada para investigar los crímenes cometidos en Siria en el contexto de la guerra civil.

De aquí al mes de marzo, Pillay también desea ver "el enjuiciamiento de autores individuales" de ejecuciones sumarias de tamiles, muertes, tortura y violencia sexual, entre otras serias violaciones de derechos humanos documentados por el filme "Los Campos de la Muerte" del Canal 4 británico y otras organizaciones internacionales.

La Alta Comisionada subrayó que hasta ahora ha recibido "poca información sobre los tribunales de investigación nombrados por el ejército y la marina'' y destacó que "la designación de las fuerzas armadas para investigarse a si mismas "no inspira confianza".

Desde el comienzo de la guerra civil en Sri Lanka en 1983 contra el movimiento separatista de los Tigres Tamiles de Liberación Nacional se estima que murió un número incalculable de personas.

Sin embargo, de acuerdo con documentos e investigaciones recientes solamente hacia la etapa final de la guerra se estima que fueron masacrados entre 20 mil y 75 mil tamiles.

Por otra parte y a raíz de su visita al país el mes de agosto, Pillay externó su preocupación por el hecho de que el gobierno sólo investiga las desapariciones del Norte y del Este del país en el periodo que va de 1990 a 2009.

Lo que significa que muchas de las recientes desapariciones a bordo de las Vans blancas denunciadas en Colombo no caerán en su ámbito de investigación, lamentó.

Ante ello, Pillay instó al gobierno a ampliar sus investigaciones y subrayó que el gobierno enviaría una "clara señal de su compromiso" si ratifica la Convención Internacional contra la Desaparición e invitando al Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias a visitar Sri Lanka, de preferencia antes de marzo de 2014.

El límite del plazo fijado hasta marzo de 2014 marzo responde a que es la fecha en la que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU llevará a cabo su sesión de alto nivel en la que discutirá la situación en Sri Lanka.

Asimismo, Pillay se mostró "particularmente alarmada" por los recientes actos de violencia contra minorías religiosas, incluyendo la quema de iglesias y mezquitas y la falta de rendición de cuentas cuando muchos de los perpetradores de estos actos son "fácilmente identificables".

Además se refirió a la falta de independencia del poder judicial y al acoso reciente del gobierno contra defensores de derechos humanos, periodistas e incluso contra personas con las que se reunió Pillay durante su visita al país asiático.

"La Alta Comisionada está convencida de que la atención del Consejo de Derechos Humanos a la situación de los derechos humanos en Sri Lanka sigue siendo muy importante y hará recomendaciones en marzo sobre los medios adecuados para continuar con ese compromiso".

"Ella espera que el Gobierno tome esta oportunidad para emitir nuevas invitaciones a los titulares de mandatos de los procedimientos especiales para ayudar en esta tarea, en particular el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias y el Experto Independiente sobre Minorías", concluyó Pensieri en nombre de la Alta Comisionada que se encuentra en Nueva York.