Colapsada colonia de Tuxtla Gutiérrez por mala obra de drenaje

Habitantes de la tercera sección de la colonia 6 de Junio, fundada hace 25 años, piden a las autoridades la reubicación, pues sus casas se encuentran colapsadas al retomar los arroyos su cauce por una mala planeación del drenaje.

Los colonos, algunos con escrituras, otros en trámite y algunos por firmar para obtener su documento, han quedado sin techo tras las intensas lluvias del 13, 14 y 15 de septiembre.

Ahí vivían mil 200 personas, aunque en el albergue instalado en la escuela primaria "César Cruz Soto", hay menos de 200.

La mayoría de sus calles fueron pavimentadas de dos años a la fecha y previamente se introdujo la red de drenaje, obras con las que -según los habitantes- comenzó el colapso que ahora viven.

María Leonor Pérez Méndez tiene su domicilio en la esquina conformada por la avenida Sauce y calle Bugambilias, es una casa construida de materiales, sigue de pie, pero los cimientos han sido descubiertos y el suelo sigue hundiéndose.

Ahí vive con su esposo y seis hijos, no ha sacado nada de sus pertenencias, ni quiere hacerlo, sabe que vive en zona de alto riesgo, las grietas se siguen ensanchando.

Está consciente que su casa no tarda en venirse abajo, puesto que se ubica en el cruce de dos arroyos, que han sido alimentados por las aguas negras del drenaje, pero cree que aun no es tiempo de salir porque el piso y las paredes de su casa no están fracturados.

En entrevista con Notimex, recordó que cuando el ayuntamiento construyó la red de drenaje hace dos años, modificó la circulación de los afluentes.

"El cerro es muy húmedo, brotan vertientes por donde quiera, su desviación ocasionó un taponamiento de la red de drenaje y el suelo comenzó a humedecer en exceso, a fracturarse, a poco tiempo de la pavimentación se comenzó a levantar el pavimento", apuntó.

Esta colonia está muy pegada al cerro, la zona boscosa más verde de Tuxtla Gutiérrez, contigua a la reserva El Zapotal, donde se ubica el Zoológico Miguel Alvarez del Toro.

Pérez Méndez, quien es una de las mil 200 personas damnificadas, reconoció que su casa colapsará y pide a nombre de todos, reubicación urgente, "y si se puede una ayuda económica, mejor".

Mientras su vecino José Sol Maza narró que se ha quedado sin casa, el hundimiento del suelo la destruyó, al igual que la de su hijo.

Don José aún no había terminado el proceso de escrituración, pero vive ahí desde hace 18 años, ahora dos descargas de drenaje pasan por lo que fue su vivienda, mientras observa que personal de salud esparce cal.

A una cuadra, en la avenida Sauce y Dos Arbolitos, doña Amparo Gómez Escobar vive la misma pesadilla, sin casa, sus bienes los ha sacado poco a poco.

Coincidió que el drenaje fue mal construido y por ello la naturaleza ahora cobra su espacio, "los arroyos rompieron por donde quiera y la tierra se abrió".

La situación es preocupante, la escuela primaria suspendió clases para alojar a los afectados, así como el Jardín de Niños "José Emilio Grajales", lo más lamentable es que hay casas que aun están de pie pero viven familias aun en medio de las grietas, del suelo colapsado.

Muchas calles y avenidas no han sido colapsadas, pero persiste la amenaza debido a que hay arroyos y humedad, como en la calle Villa Las Rosas, contiguo a la escuela primaria.

Unos 40 policías de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal recorren la colonia para resguardar las pertenencias de la población, la gente está en espera de la decisión del Instituto de Protección Civil para el Manejo Integral de Riegos de Desastres para una posible reubicación definitiva.