Evalúan autoridades peruanas posibles daños por sismo de 6.9 grados

El Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) informó hoy que ha iniciado una evaluación de posibles daños en la región sur peruana que fue remecida este miércoles por un sismo de 6.9 grados en la escala de Ritcher.

Domingo Arpe Morales, evaluador del centro de operaciones de emergencia nacional del Indeci, dijo que las oficinas de ese organismo en Huancavelica, Tacna, Ayacucho, Junín, Ica, Moquegua, Huanuco, Cusco, realizan monitoreo pero no reportan daños.

El Centro de Operaciones de Emergencia Regional de Arequipa, informó que se están monitoreando las provincias y distritos, ya que el epicentro fue en esa zona, distante unos mil 200 kilómetros al sur de Lima.

Algunas comunidades que fueron impactadas por el remezón son las provincias de Caravelli, Acari, Atico, Atiquipa, Bella Unión, entre otras, luego del sismo que tuvo su epicentro a 78 kilómetro al sur del poblado Lomas en Arequipa.

Santiago Neyra, alcalde de Caravelí, provincia donde se ubica Lomas, reportó que varios muros de piedra y adobe se derrumbaron, sin dejar heridos, de acuerdo al portal de Perú21.

Personal de la municipalidad de Caravelí se dirige a la mina Ishihuinca, localizada en la zona, para ver la situación de los mineros en el lugar tras el fuerte temblor.

Algunos daños reportados son el hundimiento de la Panamericana Sur a la altura del poblado de Chala, donde el tránsito se ha visto restringido y hubo un deslizamiento de un cerro de arena a la altura del kilómetro 627 de esa vía.

José Campos, jefe de la Policía de Carreteras de Arequipa, reportó que el deslizamiento ha provocado la suspensión del tránsito y en las próximas horas maquinarias y equipos harán la limpieza de los escombros.

El vicepresidente regional de Arequipa, Walter Aguirrer, informó que pobladores de la esa ciudad salieron a las calles y parques tras el fuerte movimiento telúrico, pero negó que se hayan reportado víctimas mortales.

Las autoridades de la Marina de Guerra han pedido precaución a los pescadores luego de que el mar se retirara 20 metros y podría generarse un maretazo e inundar viviendas.