Critican las FARC "afán" de gobierno colombiano por acuerdo de paz

Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) criticaron hoy lo que llamaron "afán" del gobierno del presidente Juan Manuel Santos de exhibir al país un acuerdo de paz con esa organización insurgente.

En un comunicado divulgado este miércoles en su sitio en Internet, el grupo guerrillero aseguró que el mandatario colombiano está "presionando" un acuerdo en la mesa, con el argumento de que "el tiempo y la paciencia de los colombianos se agotan".

"Pero ni siquiera por ello asume una posición que facilite la concertación. Somos nosotros quienes debemos ceder a sus afanes y firmar cuanto antes lo que él quiere", sostuvo la misiva firmada por el líder de las FARC, Timoleón Jiménez.

La organización rebelde volvió a criticar al gobierno de Santos por tratar, según dijo, de imponer las decisiones en las conversaciones de paz que se desarrollan desde noviembre pasado en Cuba para hallar salidas al conflicto armado interno.

Para las FARC, la mayor y más antigua guerrilla de Latinoamérica, "no puede pretenderse estar sentado en una mesa de conversaciones y que sólo lo que una de las partes sostenga (en este caso el gobierno) merezca atención".

"Lo que hemos afirmado las FARC desde el comienzo de las aproximaciones con el actual gobierno, es que para poner fin definitivamente al conflicto es necesario remover todas esas causas reales de la confrontación", apuntó el mensaje.

Recordó que en la fase exploratoria, las partes coincidieron en que el desarrollo de los puntos de la agenda acordada para acabar con la guerra, se cumpliría "en el espíritu de las distintas consideraciones que integraron su preámbulo".

Aseguró que, sin embargo, "el gobierno nacional insiste en sus imposiciones unilaterales. Ya cuenta con su marco legal para la paz, (y) un modelo de justicia transicional diseñado sin contar para nada con nuestra opinión".

Jiménez anunció que ante la ofensiva "discursiva" contra ese grupo por parte del mandatario y lo que sucede en la mesa, decidió autorizar a los delegados rebeldes a que elaboren un informe para que el país "conozca en verdad lo que ocurre".